Emerge la estrategia
La estrategia de Tanton era librar su guerra desde varios frentes. FAIR se apoyaba con fuerza en los argumentos en torno a la disminución de los recursos y los puestos de trabajo.

En 1982, Tanton creó U.S. Inc. para recaudar y canalizar fondos para su red anti-inmigración. Al año siguiente, creó el segundo vehículo principal, U.S. English, que sostenía un argumento cultural: que el idioma inglés se encontraba en peligro de muerte y pasaría a ser irrelevante.

Más tarde, en 1985, FAIR dio lugar al nacimiento de otra de las grandes organizaciones de Tanton: el Centro para Estudios de Inmigración, que se presentaba como una fábrica de ideas imparcial y más adelante buscó distanciarse de la organización que le dio origen.

Hoy en día, el Centro envía regularmente expertos que prestan testimonio en Capitol Hill y, el año pasado, la Oficina de Censos de los EE.UU. le adjudicó un contrato de investigación por cientos de miles de dólares.

En la década de 1980, U.S. Inc. aportó varios millones de dólares a FAIR, U.S. English, el Centro para Estudios de Inmigración y varios grupos similares: 21st Century Fund, Population-Environment Balance y el Immigration Reform Law Institute (Instituto de la ley de reforma inmigratoria), que ahora es el brazo litigante de FAIR.

Durante la década de 1990, la U.S. Inc. de Tanton adoptó una nueva táctica y creó los programas denominados NumbersUSA, The Social Contract Press< (que publica The Camp of the Saints) y Pro English.

Si bien estas unidades se presentaban generalmente como entidades independientes, los formularios de impuestos dejan en claro que no son más que programas de U.S. Inc.

La organización de financiación de Tanton, U.S. Inc., también ha dado dinero recientemente a la Coalición de California para la Reforma Inmigratoria de Barbara Coe y a la American Patrol de Glenn Spencer -- también conocida como Voice of Citizens Together (Voz de los ciudadanos unidos) -- dos de los grupos anti-hispanos más virulentos de la red de Tanton.

En las trincheras
El "movimiento" de Tanton logró algunos éxitos notables:

  • Casi 30 estados y muchas más comunidades locales aprobaron estatutos de "sólo en inglés" que entronizan al inglés como idioma de los trámites oficiales.

     

     

  • En 1994, después de intensas campañas por parte grupos respaldados por Tanton, millones de californianos se unieron para aprobar la Proposición 187, que niega los servicios sociales a los trabajadores indocumentados.

     

     

  • Dos años más tarde, Tanton celebró la aprobación de la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y de Responsabilidad del Inmigrante, una ley destinada a cortar la inmigración ilegal que contó con un vasto apoyo de los grupos anti-inmigración. Requería que las personas que buscaban asilo se mantuvieran detenidas hasta que se demostrara la credibilidad de su temor a ser perseguidos en su país de origen, un proceso que podría demorar años.

También hubo fracasos. En 1996, Tanton ayudó a vigorizar un esfuerzo para que el Sierra Club, un importante grupo ambientalista cuyo Comité de Población había liderado durante la década de 1970, aprobara una política anti-inmigración en su plataforma.

 

Se produjo una considerable batalla, en la que muchos miembros del Sierra Club consideraron que la política propuesta era fundamentalmente racista y no guardaba conformidad con los estatutos del grupo. La política fue finalmente rechazada por 60% de los votantes, pero puede no haber sido su fin.

Otro grupo financiado por Tanton, Californianos por la Estabilización de la Población (Californians for Population Stabilization), se está preparando ahora para volver a presentar el tema ante el Sierra Club.

Tanton también fue, de muchas maneras, descuidado.

Entre 1985 y 1994, FAIR aceptó US$1,2 millones del Pioneer Fund, una entidad que Barry Mehler, experto en eugenesia, alguna vez describió como "una organización neonazi vinculada con el programa de eugenesia nazi de la década de 1930, que no ha renunciado nunca a su compromiso con la eugenesia y las ideas respecto a la inferioridad y superioridad humana y racial".

Cuando se reveló el vínculo con el Pioneer Fund en 1988, Tanton, quien era en ese entonces presidente de la junta directiva de FAIR, declaró que no sabía nada acerca del sucio pasado del fondo. Sin embargo, su grupo continuó aceptando donaciones del Pioneer Fund durante otros seis años, hasta 1994.

El error de los sabios
Sin embargo, más daño causó la revelación, poco antes de un referéndum sobre la política "sólo en inglés" de 1988 en Arizona, de los llamados memorandos WITAN, escritos por Tanton y Roger Conner, en ese entonces director ejecutivo de FAIR. (WITAN era la abreviatura de la palabra en inglés antiguo "witenangemot", o "consejo de sabios". Los memorandos estaban destinados a colegas de Tanton que se reunían en sus refugios a deliberar acerca de la inmigración.)

Los memorandos estaban repletos de referencias despectivas a los latinos y reflejaban un tipo de intolerancia firmemente arraigada de la que hasta ese entonces sólo se sospechaba. Se quejaban con vehemencia de la alta tasa de natalidad de los hispanos, sugiriendo que los inmigrantes latinoamericanos traerían la corrupción política a los Estados Unidos.

Los memorandos incluían una reflexión demográfica que sugería una hiperactividad reproductiva entre los hispanos y provocó el rechazo de muchos lectores: "Tal vez sea la primera instancia en la que aquéllos que tienen los pantalones puestos sean atrapados por los que se han bajado los pantalones".

Linda Chávez, directora ejecutiva de U.S. English, una creación de Tanton, y posteriormente destacada columnista republicana conservadora, renunció a causa de lo que ella consideraba era un intolerante sesgo anti-latino de Tanton.

Y también renunciaron muchos miembros conocidos de la junta directiva de U.S. English, incluso Walter Cronkite, miembro de la junta asesora, que declaró que los memorandos eran "vergonzosos".

Finalmente, Tanton se fue, aunque se quejó de que se lo estaba tildando de racista, y formó una organización sustituta, English Language Advocates, cuyo nombre después se cambió a Pro English.

Más concretamente, los memorandos WITAN presentaban la estrategia que Tanton seguiría durante años. "Hemos invertido tiempo, dinero y esfuerzo en tratar de reunir una membresía para lograr validez y poder político", sostenía uno de los memorandos, "pero no ha radicado aquí el mayor énfasis".

Los memorandos añadían con sinceridad lo que los grupos anti-inmigración no admitían póblicamente: que el "movimiento" se "basaba fundamentalmente en una pequeña cantidad de donantes".

Cruzando el Rubicón
Por muchos motivos, 1998 se convirtió en una suerte de Rubicón político para Tanton y sus colegas. Ese año, un juez federal determinó que gran parte de la Proposición 187 era inconstitucional, asestando al movimiento anti-inmigración uno de los peores golpes que haya recibido jamás y encendiendo una especie de desesperación que impulsó a muchos activistas a ir tras políticas cada vez más extremistas.

Al mismo tiempo, el Congreso estaba mermando la ley de inmigración de 1996, y las élites políticas y económicas de los EE.UU. en general respaldaban la inmigración.

Al menos en parte como resultado de estos sucesos, los activistas anti-inmigración comenzaron a aceptar cada vez más las ideas conspirativas, tal como la noción fomentada por Spencer y Coe de que existía un complot mexicano para reconquistar el sudoeste de los Estados Unidos.

Cada vez más líderes clave de la red de Tanton parecían dejar de lado toda prudencia cuando se trataba de unir fuerzas con activistas de la supremacía blanca con ideas similares.

Ese verano, The Social Contract Press publicó una edición especial de su boletín, The Social Contract (publicado por Tanton), que se tituló "Europhobia: The Hostility Toward European-Descended Americans" (Eurofobia: la hostilidad hacia los estadounidenses descendientes de europeos).

El artículo principal fue redactado por John Vinson, responsable de la American Immigration Control Foundation (Fundación para el control de la inmigración en EE.UU.) respaldada por Tanton, y sostenía que el "multiculturalismo" estaba reemplazando la "exitosa cultura euro-americana" por "culturas tercermundistas disfuncionales".

El propio Tanton amplió las observaciones de Vinson, y afirmó que se estaba desarrollando un "odio y temor injustificados" hacia los estadounidenses blancos. Los principales culpables, segón Tanton, eran los inmigrantes y sus aliados ideológicos, los "multiculturalistas".

Esta publicación fue una de las primeras manifestaciones póblicas de una colaboración entre la red de Tanton y los racistas declarados. Además de Tanton y Vinson, la lista de redactores incluía a:

  • Sam Francis, quien luego sería redactor del Citizens Informer, la publicación racista del Consejo de Ciudadanos Conservadores;

     

     

  • Lawrence Auster, quien también habló en las conferencias de American Renaissance, una revista pseudocientífica dedicada a la crianza de razas y la idea de que los negros son menos inteligentes; y

     

     

  • Joseph Fallon, que escribe para American Renaissance.

Las ediciones posteriores de The Social Contract incluirían artículos de James Lubinskas, redactor de American Renaissance; Derek Turner de Right Now!, una publicación británica similar; y Michael Masters, líder del Consejo de Ciudadanos Conservadores en Virginia.

 

Había comenzado a formarse una alianza poco santa.