Juego rudo

El Proyecto anti-inmigración Minuteman desató una avalancha de imitadores. Algunos realmente dan miedo.

Chris Simcox, posando en esta foto con sus colegas vigilantes en Tombstone, Arizona, ayudó a crear un movimiento que engendró más de 40 grupos de 'patrullas fronterizas de ciudadanos' desde principios de mayo.

VIGILANCIA FRONTERIZA DE NUEVO MÉXICO
Estrechamente vinculado con la Vigilancia Fronteriza de California, de Jim Chase, este grupo se formó a principios de junio con el nombre de New Mexico Minutemen (Minutemen de Nuevo México), pero luego cambió su nombre cuando Simcox anunció que el New Mexico Minuteman Corps (Cuerpo Minuteman de Nuevo México) era la patrulla "oficial" de Minuteman en Nuevo México.

 

El "Dr. Sr. Jefe" Clifford Alford, director de la Vigilancia Fronteriza de Nuevo México (New Mexico Border Watch), explica el quiebre entre su grupo y Simcox, haciendo eco de los sentimientos de otros miembros del movimiento Minuteman que han criticado a Simcox y su arrogancia.

"Chris se vuelve despótico de tanto en tanto, como si los grupos debieran ser 'ratificados' por él", dijo Alford, quien sostiene ser un shamán Cherokee, brujo Wicann, maestro de Reiki y recientemente ordenado caballero templario, entre otros títulos de dudosa índole. "Pues bien, [Simcox] no es Dios todopoderoso, ni tampoco es el Gran Prior de los Templarios, así que me van a tener que perdonar, pero me importa un comino."

Alford, autoproclamado experto en ciencias ocultas (y altamente paranoico), ha impartido seminarios de capacitación sobre imposición del cumplimiento de la ley para el satanismo y sobre "cultos de muerte Ninja", pues dice que se están entrenando secretamente para encabezar una matanza masiva en todo el globo. En un panfleto de capacitación de su autoría, Alford advierte a los oficiales de policía que incluso niños y ancianos de aspecto inocente pueden atacar sin aviso si se encuentran bajo la influencia de las fuerzas satánicas. "Cuando se enfrenten a sospechosos de delitos de ocultismo", advierte, "siempre tengan desabrochada la solapa de la funda de la pistola, y la mano en la culata con el pulgar sobre el percutor, listos para apuntar y disparar".

A fines de junio, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) de Nuevo México suspendió de manera indefinida su cabildo de Las Cruces cuando se reveló que Alford se había unido al cabildo y que había sido designado en su junta directiva. Alford sugirió más tarde por televisión nacional que se había infiltrado en la ACLU adrede.

La ACLU se sintió, por decir lo menos, avergonzada. "No toleraremos el racismo y 'vigilantismo' en la estructura de liderazgo de nuestra organización", dijo el abogado Gary Mitchell, de Ruidoso, Nuevo México, presidente de la junta directiva de la ACLU.

La Vigilancia Fronteriza de Nuevo México comenzó a realizar operaciones de fin de semana cerca de Columbus, N.M., en agosto.

CUERPO MINUTEMAN DE TEXAS
A principios de junio, Chris Simcox designó a Bill Parmley, ingeniero petrolero del condado de Goliad, Texas, como presidente del Cuerpo Minuteman de Texas (Texas Minuteman Corps). Dos meses después, Parmley renunció, citando como causa el extendido racismo entre los voluntarios del grupo, de quienes dijo eran más anti-hispanos que anti-inmigración ilegal. Parmley adujo que muchos de los voluntarios trazaron un plan para forzar a todos los dirigentes hispanos electos del condado de Goliad a dejar sus cargos y reemplazarlos exclusivamente por caucásicos.

"La única palabra que conozco para describir eso es racismo", dijo más tarde Parmley al Fort Worth Weekly. "Tenían una agenda secreta antes de que siquiera se fundara la organización. Los Minutemen lo heredaron."

Uno de los dirigentes hispanos que los Minutemen tenían en la mira, el Sheriff DeLaGarza, del condado de Goliad, dijo que después de reunirse con los miembros de la patrulla fronteriza de ciudadanos y de responder sus ansiosas preguntas sobre el uso legítimo de la fuerza mortal, hizo lo mejor que pudo para amortiguar su voluntad violenta con su amenaza de "ir con todo contra ellos".

Los Boinas Marrones (Brown Berets) de izquierda también enviaron recientemente su advertencia al Cuerpo de Minutemen de Texas. "Piénselo bien antes de venir aquí", dijo Pablo Delgado, líder de los Boinas Marrones en una conferencia de prensa del 28 de julio. Delgado dijo que miembros de la organización de chicanos militantes estaban formando sus propias patrullas fronterizas de civiles, y que realizarían operativos en la frontera de Texas en octubre, momento para el que se prevé el inicio de las operaciones del Cuerpo de Minutemen de Texas, junto con las actividades de las entidades ratificadas por Simcox en Arizona y Nuevo México.

"Estaremos armados", dijo Delgado, "y haremos uso de la fuerza que sea necesaria para defender la vida de los inmigrantes.

Candidatos contra los inmigrantes
Los primeros en usar las tácticas de los Minutemen fuero los miembros del Klan.

En 1977, David Duke y Tom Metzger, líderes del Ku Klux Klan, formaron la Vigilancia Fronteriza del Klan (Klan Border Watch), una patrulla fronteriza de vigilantes perteneciente al KKK en el sur de California (ver la barra lateral). Al igual que el Proyecto Minuteman de Arizona en abril de este año, la Vigilancia Fronteriza del Klan sirvió principalmente de instrumento para presentar en los medios con el fin de encender los sentimientos anti-inmigración en Estados Unidos y generar publicidad para sus ambiciosos líderes. Tres años más tarde, Metzger se presentó como candidato al Congreso en California, prometiendo que militarizaría la frontera. Metzger, quien era por entonces líder de Duke en el estado de California, se presentó abiertamente como miembro del Klan, reunió 33.000 votos, pero perdió las elecciones.

Basándose en las tácticas de Metzger, tres fundadores del grupo de Minuteman se presentan ahora como candidatos a cargos estatales, y Jim Gilchrist se ha declarado candidato del Partido de la Constitución para la elección especial para el Congreso en su distrito del condado de Orange, California, para llenar el puesto que quedó vacante cuando el Presidente Bush designó al antiguo congresista Chris Cox como jefe de la Comisión de Bolsa y Valores.

Simcox, mientras tanto, ha contratado a un especialista en relaciones públicas y ha dejado entrever sus intenciones de realizar su propia campaña para postular al Congreso. Simcox, a quien se recibe como un héroe en manifestaciones anti-inmigración de todo el país, también ha disfrutado de la glamorosa cobertura ofrecida a millones de televidentes del canal de noticias Fox News en un informe especial transmitido a lo largo de tres noches desde la frontera, con el erudito conservador Sean Hannity como presentador, que se presentó como un comercial informativo de reclutamiento para el movimiento Minuteman.

El "vigilantismo" (vigilancia parapolicial) de frontera, a pesar de haber sido denostado por el Presidente Bush, ha sido avalado por congresistas republicanos en cargos públicas, tales como Tom Tancredo de Colorado y John Culberson de Texas que, el 28 de julio, presentó leyes que asignarían US$6,8 millones de fondos federales a las milicias de ciudadanos armados establecidas en los estados fronterizos. Los miembros de las milicias contarían con autoridad para arrestar a los inmigrantes ilegales usando "todos los medios y la fuerza autorizados por la ley estatal".

Cuarenta y siete legisladores han convenido en patrocinar en forma conjunta la Border Protection Corps Act (Ley del cuerpo de protección de la frontera).

Pero los líderes del movimiento Minuteman no están esperando la autorización federal. A fines de junio, frente a 300 nuevos reclutas de Minuteman en Goliad, Texas, Simcox pronunció su ultimátum: "Si no vemos a la Guardia Nacional o al ejército de los EE.UU. en la frontera para octubre, vamos a patrullar la frontera con 20.000 ciudadanos. Eso será una advertencia. En seis meses, si no vemos a los militares en la frontera, podrán enfrentarse a un ejército de 100.000 ciudadanos".