El turbulento pasado del líder de Minuteman

in English

Con sus revólveres cerca, a mano, y visiones de nubes con forma de hongo oscureciendo el ojo de su mente, Chris Simcox presionó el botón de grabar de la máquina contestadora en su departamento de Los Ángeles.

"Hola, habla Chris", dijo. "Se ha comunicado con una institución educativa moralista estadounidense. Debido a los espantosos cambios en nuestra sociedad ocurridos en los últimos días, ahora debo anticipar que aceptaré ofertas de comunicación sólo de personas cuyo mensaje esté precedido por el preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos de América. Si lo incluye en su mensaje, con gusto me comunicaré con usted. Que tenga un buen día. Gracias. Adiós."

Era el 13 de septiembre de 2001. Simcox, según relató él mismo más tarde a los periodistas, estaba obsesionado con los recientes ataques terroristas. Sus mensajes telefónicos y las conversaciones con sus familiares adquirían un tono cada vez más inverosímil. Hablaba ininterrumpidamente acerca de crear reservas de armas de fuego y sobre premoniciones apocalípticas. Los Ángeles estaba condenada, decía. Luego, el 30 de septiembre, se fue de la ciudad para siempre.

"Parto en una gran aventura", dijo a su hijo adolescente. "Si termino en prisión, puedes escribirme por correo electrónico".

Cuatro años más tarde, Simcox se encuentra en el punto culminante de su gran aventura. Es presidente del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman, una organización de vigilantes anti-inmigración con alcance nacional con "patrullas fronterizas de ciudadanos" armados en Arizona, California, Nuevo México y Texas, junto con unos cuantos estados en la frontera canadiense, en la que se han desplegado los Minutemen para proteger a Estados Unidos de los invasores del norte.

Simcox ha señalado que se mudó a Los Ángeles de Nueva York (donde relata que fue asaltado dos veces por personas que no hablaban inglés) porque quería ser estrella de cine.

No tuvo éxito como actor. Pero ahora es famoso. Simcox, a quien el movimiento anti-inmigración saluda como a un héroe, ha prestado testimonio frente al Congreso y ha sido entrevistado varias veces en CNN (ver Broken Record.)

Es un invitado frecuente en el programa "Hannity & Colmes" de Fox News y viaja por el país dando discursos, por los que le pagan, en conferencias anti-inmigración, donde lo ovacionan de pie y recibe elogios de otros extremistas conocidos.

"Me saco el sombrero ante Chris Simcox. Los Minutemen son lo mejor que le ha sucedido a nuestro movimiento", dijo a los activistas anti-inmigración el locutor de radio Terry Anderson, de Los Ángeles, en "America First", una "cumbre sobre seguridad nacional" realizada en octubre en una escuela cristiana privada de un suburbio de Chicago.

En esa cumbre, Simcox sostuvo que había reclutado a más de 1,200 voluntarios que habían "prestado asistencia en la captura de más de 6500 inmigrantes ilegales de más de 27 países diferentes".

"Somos la organización de defensa civil de la frontera por excelencia", dijo. "Somos el grupo de vigilancia vecinal más grande y más malo de toda la nación".