El turbulento pasado del líder de Minuteman

Wyatt Earp contra los chinos
El tribunal se expidió a favor de Dunbar, dando fin al arreglo por la custodia y otorgando la custodia exclusiva del hijo a Dunbar.

Simcox ha dicho que después de abandonar Los Ángeles intentó ingresar como agente de la Patrulla Fronteriza, pero que lo habían rechazado por su avanzada edad. Después de establecerse en Tombstone, trabajó durante un tiempo como actor en exhibiciones de tiroteos antes de comprar el periódico local, The Tombstone Tumbleweed.

Simcox dijo inicialmente a sus seguidores que había agotado el fondo para educación de su hijo para pagar el periódico, pero más tarde cambió su versión y declaró que había vaciado su propia cuenta de jubilación. Simcox usó el diario para manifestarse en contra de la inmigración ilegal y reclutar voluntarios para la Defensa Civil de la Patria (Civil Homeland Defense), la entidad que fundó en 2002 y describió en el Tumbleweed como un "comité de vigilantes".

En enero de 2003, mientras se encontraba patrullando con la Defensa Civil de la Patria, Simcox fue arrestado por guardaparques federales por portar una pistola semiautomática calibre .45 en un parque nacional. Al momento del arresto, Simcox también tenía en su poder, según los registros de la policía, un documento titulado "Mission Plan" (Plan de Misión), un escáner de la policía, dos radios bidireccionales y una figura de juguete de Wyatt Earp a caballo.

Dos meses después, en un discurso ante la Coalición de California para la Reforma Inmigratoria (California Coalition for Immigration Reform), un grupo de odio cuyo líder, Barbara Coe, se refiere a los mexicanos como "salvajes", Simcox hizo una funesta advertencia a su público.

"Cuidado con nuestras armas porque vamos a defender nuestras fronteras por todos los medios que sean necesarios", afirmó. "Algo muy extraño está sucediendo en la frontera. El ejército mexicano conduce vehículos estadounidenses, pero porta armas chinas. He visto personalmente lo que, en mi opinión, sólo pueden ser tropas chinas".

Respecto de los inmigrantes ilegales, Simcox añadió: "Están ensuciando sus vecindarios, se niegan a asimilarse, se quedan parados en las esquinas, mofándose de las niñas que van a la escuela".

La elocuencia de Simcox y su modo vanaglorioso inspiraron a los habitantes de Tombstone y a los numerosos detractores de Simcox dentro del movimiento Minuteman a bautizarlo con el apodo de "El Principito".

Vaya donde vaya, Simcox parece hacerse conocido por su arrogancia. Después de fracasar como potencial actor en Los Ángeles, ocupó en 1990 un puesto de maestro en una prestigiosa academia privada, la Wildwood School.

En entrevistas para Intelligence Report, dos maestros colegas de Simcox en la escuela lo describen como un instructor excepcionalmente popular entre los estudiantes y padres, pero que se aislaba de sus colegas con su actitud condescendiente.

"Siempre se mantenía actualizado respecto de las últimas tendencias en desarrollo infantil y métodos de enseñanza, y siempre hablaba de sí mismo como si fuera el gran experto en enseñanza", dijo un maestro que enseñaba en Wildwood en la misma época que Simcox.

"Siempre tenía una actitud arrogante y despectiva hacia los demás, como si fuera muy superior a los demás maestros, tanto, que deberían estar agradecidos de que él se dignara a hablar de métodos con ellos. Era denigrante".

'Un tipo drástico y peligroso'
Hay una tendencia a la que Simcox parece no darle importancia: la participación cada vez mayor de racistas en el movimiento de vigilantes de fronteras. A pesar del hecho de que los grupos de supremacía blanca se alistan abiertamente en las patrullas de Minuteman y de que un puñado de neo-nazis de la Alianza Nacional (National Alliance) y las Naciones Arias (Aryan Nations) se inscribió en el Proyecto Minuteman en abril, Simcox se niega a reconocer que las patrullas de vigilantes de fronteras son un potencial imán para racistas violentos.

"No hay nada fundamentalmente racista acerca de la seguridad nacional, así que no hay ningún motivo para que los racistas fundamentalistas estén interesados en unirse a nuestro movimiento", afirmó en la conferencia de los Minutemen en Chicago.

En diversas entrevistas y presentaciones públicas, Simcox ha restado importancia a la posibilidad de que él mismo sea racista señalando que una vez se casó con una mujer negra y aduciendo que fue presidente del comité de diversidad de Wildwood School.

(La directora de la escuela, Hope Boyd, que está en Wildwood desde 1992, dijo al Report que no recuerda que Simcox ocupara dicho cargo. "No recuerdo que haya sido presidente de nuestros comité de diversidad", señaló.)

"Cuando los periodistas me preguntan si soy racista, les digo '¿Por qué no les preguntan a mi ex esposa negra y mis hijos mestizos si soy racista, o a los miembros del comité de diversidad que presidí?'", dijo en la conferencia de octubre.

"Cuando me preguntan qué diría a las personas que dicen que soy racista, mi respuesta es otra pregunta: '¿qué dirían ustedes a quienes los llamen abusadores de niños?'"

Un extraño recurso retórico considerando las acusaciones formuladas a Simcox en el verano de 1998, cuando su hija de 14 años, de su primer matrimonio, antes de su unión con Dunbar, se fue a vivir con él en Los Ángeles.

En entrevistas independientes para el Intelligence Report, dos de los antiguos colegas de Simcox en Wildwood y su primera ex esposa hicieron el mismo relato. Dijeron que Simcox había ayudado a su hija a conseguir trabajo como niñera para un empleado de Wildwood School y que una noche, la hija de Simcox se había presentado inesperadamente en la casa de su empleador, notablemente alterada, aduciendo que su padre acababa de intentar abusar de ella.

"Trató de abusar de nuestra hija cuando estaba ebrio", dijo Deborah Crews, la primera ex esposa de Simcox y madre de la niña. "Cuando escapó, él intentó decir que sólo le estaba dando un masaje en las piernas y que ella había entendido mal".

Cuando el Report se comunicó con él, Simcox se negó a responder cuatro preguntas directas acerca de las acusaciones de abuso. "No voy a responder a esas preguntas. Ustedes no pueden hacerme esas preguntas", dijo. "Esto es una caza de brujas, y están tratando de desacreditar nuestro movimiento, cuyo fin es garantizar la seguridad de las fronteras. ... Mi vida personal no tiene nada que ver con lo que pasa aquí en el movimiento".

No se presentaron cargos en contra de Simcox, pero Crews dijo que ella y su hija cortaron inmediatamente toda comunicación con él.

"Es un tipo drástico, caótico y muy peligroso", afirmó Crews. "Me sorprende que aún no haya disparado a nadie. Lo veo en la televisión y apago, porque me enferma verlo obtener tanta atención".

Simcox, de 44 años ahora, se casó recientemente por tercera vez. Conoció a su nueva esposa, una productora de documentales de 25 años de edad, Alena Lyras, cuando ella viajó a Tombstone en abril junto con cientos de periodistas para entrevistar a Simcox durante el Proyecto Minuteman. Simcox organizó este evento de vigilantes de un mes de duración, que recibió exagerada atención y publicidad de los medios, con el actual candidato al Congreso por el condado de Orange, California, Jim Gilchrist, para quien Simcox dice haber participado como orador pago en su campaña electoral.

Simcox y Lyras se casaron a fines de agosto en el condado de Maricopa, Arizona. En septiembre, Simcox vendió The Tumbleweed, y se mudó a la casa de Lyras en Phoenix. Durante la cumbre "America First", Simcox dijo que Lyras es "útil para nuestro movimiento, pues es lo suficientemente joven para infiltrarse en la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) y otros grupos de fronteras abiertas y filmar sus reuniones y protestas".

En esa cumbre, Simcox dijo que no tiene planes para presentarse a elecciones, como su colega, Gilchrist.

"Mis planes futuros no se relacionan con la política. ... Una vez que hayamos detenido finalmente la invasión de inmigrantes ilegales en nuestro país, tengo planeado volcar mi atención a la reforma de la educación. Creo que es allí donde Estados Unidos me necesitará".

Pero así como Gilchrist aminoró el tono de su retórica militante una vez que comenzó su campaña para el Congreso, Simcox continúa puliendo cuidadosamente su imagen pública.

Pero sus rivales no le creen. "Simcox sabe cómo lucirse, y se ve muy bonito en la televisión, pero es sólo ruido y pocas nueces", dijo Jim Chase, líder de la organización rival de patrulla civil de fronteras, de línea más dura, los Minutemen de California.

"Lo que más le preocupa es encontrar una mujer que le dé gusto en todo y que lo mantenga. Sospecho que si algún día las balas empiezan efectivamente a volar por los aires, o si la cosa realmente se pone difícil, abandonará lo que empezó. Hasta entonces, seguirá fingiendo ser el rey de los Minutemen".

Susy Buchanan y David Holthouse son redactores principales de Intelligence Report, la revista trimestral de Intelligence Project.