'Dispara, Cava Un Foso Y Cállate'

Un sábado a la mañana temprano de noviembre último, hombres armados que circulaban en motocicletas persiguieron a inmigrantes latinos hasta el desierto que circunda Cave Creek, Arizona, una ciudad rural situada 20 millas al norte de Phoenix. Ese fue el primer día de la operación "Adiós a los ilegales,"una campaña para amedrentar a inmigrantes en los lugares donde trabajen ese día. Esta operación fue organizada por los American Freedom Riders, un grupo de motociclistas de Phoenix que organizó su primera reunión el verano pasado y que desde entonces creció hasta llegar a contar con 12 organizaciones locales en ocho estados.

Las tácticas agresivas y la rápida expansión de los American Freedom Riders representan una creciente irrupción de xenofobia militante que están asolando al condado y que rápidamente cobran fuerza. En los últimos meses, Intelligence Project identificó 144 grupos activos de extremistas nacionalistas en 39 estados. Muchas de estas organizaciones — casi 100 de ellas — se formaron a partir de abril de 2006. Su retórica y metodología se tornan cada vez más extremas.

Durante toda la mañana en Cave Creek, los American Freedom Riders jugaron al "gato y al ratón"con los inmigrantes amontonados en las esquinas y frente a los supermercados. La imagen de los motociclistas acercándose, algunos de los cuales portaban armas, atemorizó a los inmigrantes que buscaron refugio en los lavaderos cercanos. "Huyeron como cucarachas en todas las direcciones", se jactó el jefe de los American Freedom Riders, "Buffalo"Rick Galeener, más tarde en una carta publicada en el Sonoran News. "¡Simplemente corrían como criminales que son!"

En una ocasión, un camión de dos toneladas portando una enorme bandera estadounidense irrumpió ruidosamente en el estacionamiento de la Iglesia Episcopal del Buen Pastor de Colinas, donde entre 20 y 30 latinos estaban reunidos en el refugio donde trabajaban ese día y que la iglesia les había facilitado. El camión se desplazaba haciendo círculos alrededor de los inmigrantes, seguido por aproximadamente 20 motocicletas. La mitad de los inmigrantes huyó. Según el Reverendo Glenn Jenks, párroco del Buen Pastor, los motociclistas gritaban y vociferaban "¡Vuelvan a México!"Más tarde, los miembros de los American Freedom Riders rodearon la iglesia, grabando videos y tomando fotografías de todos los latinos que permanecieron en el lugar, y juraron regresar cuantas veces fuera necesario hasta que Cave Creek estuviera "libre de extranjeros ilegales"


La paranoia y los equipos de francotiradores
Los grupos identificados por Intelligence Project como "extremistas nacionalistas"apuntan a la gente en lugar de hacerlo contra los políticos. No se limitan a reclamar, aun en términos enérgicos, por una seguridad más estricta en las fronteras, un control más riguroso de la población o por el cumplimiento más estricto de las leyes que contratan inmigrantes ilegales.

En cambio, apuntan directamente a los inmigrantes.

Las estrategias que estos grupos utilizan incluyen patrullas que vigilan las fronteras; la vigilancia notoria de casas y departamentos habitados por mexicanos y centroamericanos; la publicación de fotos y domicilios de los "extranjeros sospechados de ilegales"; y el acoso e intimidación de los inmigrantes latinos en sus lugares de trabajo y en los campamentos de trabajadores ambulantes.

La retórica empleada a menudo es beligerante.

"Un ejército de extranjeros ilegales, que incluye criminales, contrabandistas de drogas, y terroristas, está invadiendo nuestro país"sostiene la Federación de Indiana para la Reforma y Cumplimiento de las leyes de inmigración.

"A los Estados Unidos se los está destruyendo con la versión moderna del ejército de Genghis Khan,"sostiene el Partido de la Emigración del Estado de Nevada, cuyo jefe, Donald Pauly, solicitó al Ministerio de Asuntos Internos que apostara "equipos de francotiradores"en las fronteras y le exigió que las mujeres latinas capturadas por las patrullas estadounidenses que controlan las fronteras sean obligadas a someterse a una esterilización a fin de que Estados Unidos no se convierta en una "cloaca del Tercer Mundo".

Cada vez más, la ideología de los grupos extremistas nacionalistas tiene una fuerte reminiscencia de las teorías conspirativas y paranoicas del movimiento de milicias antigubernamentales de los '90.

"Es necesario que se entienda que AQUI, EN LOS ESTADOS UNIDOS, ESTAMOS EN GUERRA,"proclama la literatura de reclutamiento de los "Ciudadanos Unidos de los Estados Unidos", un grupo con sede en Omaha, Nebraska. "Un país extranjero está invadiéndonos y se nos está traicionando desde adentro. Nuestro gobierno, desde los puestos más bajos a los más elevados, está bajo el control de elites mundiales. Ellas se infiltraron en TODOS los niveles de nuestro gobierno"

Según el Minutemen Midwest, un grupo con origen en Harvard, Illinois: "Hay una conspiración en ciernes para fusionar los Estados Unidos y México. Esta traición en curso y nefasta fue orquestada por una arraigada camarilla de legisladores, jueces, oficiales de alto rango de las fuerzas armadas y empleados gubernamentales insertados en todos los niveles del ámbito del poder ejecutivo, constituyendo un 'Gobierno en las Sombras' que trabaja para desmantelar este país a la vista de todos."


Los milicianos rebeldes
Aunque con mayor concentración en Arizona, California y Texas, los grupos extremistas nacionalistas están activos en todas las regiones de los Estados Unidos. Muchos de estos grupos que se encuentran en estados no fronterizos, son organizaciones locales del Cuerpo Miliciano de Defensa Civil o bien del Proyecto Miliciano. Estas organizaciones individuales que rivalizan entre ellas en todo el país surgieron de la operación original denominada "patrulla civil de frontera"de milicianos, operación esta que tuvo lugar en el Condado de Cochise, Arizona en abril de 2005 y que duró ese mes.

En forma conjunta, las organizaciones locales del Cuerpo Miliciano de Defensa Civil y el Proyecto Miliciano representan 57 de los 144 grupos extremistas nacionalistas identificados por el Intelligence Project. Estas organizaciones de milicianos recaudan dinero para sus organizaciones superiores y reclutan voluntarios para operaciones de vigilancia en la frontera. Muchas de éstas también organizan actos de protesta o conducen "operaciones de vigilancia"en los lugares de trabajos en sus ciudades natales. En aquellos estados donde lo permite la ley, los miembros de dichas organizaciones portan públicamente armas de fuego.

El Cuerpo Miliciano de Defensa Civil y el Proyecto Miliciano también generaron muchos imitadores, grupos independientes y aislados que no tienen afiliación oficial con alguna de las organizaciones nacionales de milicianos.

Estas tropas de milicianos rebeldes incluyen a los Minutemen de Antelope Valley, cuyo jefe, Frank Jorge, comenta en su sitio Web: "Tenemos el derecho y la obligación de defender nuestro país, nuestros hogares y nuestras familias no sólo de esta invasión si no también del propio gobierno que promueve este acto de traición."

El grupo más radicalizado y más extendido de Minutemen es el denominado "Minuteman of One", que tiene al menos tres organizaciones en Arizona, dos en California y otra en Texas. Esta agrupación es una doctrina extremista más que una organización jerárquica una y fue fundada por Fred Puckett, que fuera expulsado de la operación Minuteman original porque, entre otras cosas, violaba las normas al portar públicamente rifles de asalto (el Proyecto Minuteman original permitía a los voluntarios utilizar sólo armas cortas).

"No tenemos leyes internas, no tenemos nada"afirmó Puckett ante un noticiero de la televisión de Phoenix el pasado mes de abril. "Salimos en grupos de dos y les golpeamos como lo hicimos hace 40 años en Vietnam." Desde entonces Puckett ha estado distribuyendo videos de él y de otros miembros del "Minuteman of One"donde se los ve exhibir y disparar un pequeño arsenal de rifles de asalto, registrar y saquear vehículos, y propinarles amenazas de muerte a los inmigrantes que huyen por el desierto. "Una vez que les disparaste a un par de estos hijos de perra, van a pensarlo dos veces", Puckett afirmó ante las cámaras.


'¡Vamos vigilantes!'
El 28 de enero de este año, cuatro hombres fuertemente armados vistiendo trajes de fajina y birretes al estilo militar emboscaron a un camión que transportaba 12 inmigrantes ilegales en una zona rural cercana a Eloy, Arizona. Los agresores abrieron fuego y mataron al conductor e hirieron a uno de los pasajeros. Los sobrevivientes dijeron que los agresores eran tres hombres blancos y uno latino que hablaba muy poco español.

El ataque que tuvo lugar en las cercanías de Eloy ocurrió en medio de una seguidilla de emboscadas similares que duró un mes en la región sur de Arizona, en las cuales murieron seis personas, seis recibieron disparos y resultaron heridas, y 18 sufrieron robos a punta de pistola en cuatro incidentes aislados.

Pero la emboscada de Eloy se destacó ya que carecía de todas las características típicas de la violencia fronteriza perpetrada por bandidos o contrabandistas rivales. Nadie sufrió robos en la emboscada de Eloy, no había drogas en el camión, y nadie resultó secuestrado (los contrabandistas de inmigrantes pertenecientes a grupos rivales, o "coyotes", a menudo se roban unos a otros las personas que transportan).

También, tres de los hombres eran blancos, lo cual es sumamente extraño en el caso de los coyotes o bandidos de frontera.

El incidente aún se está investigando. No hubo arrestos y no hay pruebas fehacientes de que los asesinos hayan actuado en calidad de vigilantes contra la inmigración. Aún así, Jeff Schwilk, fundador del Minutemen de San Diego, un grupo nuevo muy activo y agresivo que tiene en su mira a los campamentos de trabajadores ambulantes en las regiones semi-rurales de los cañones al sur de California, celebró públicamente los asesinatos.

"En los Estados Unidos, a los incidentes de este tipo los denominamos la "limpieza de la raza", declaró Schwilk en un correo electrónico enviado a los miembros de su grupo.

Los foros públicos en línea, auspiciados por varios grupos extremistas nacionalistas, están repletos de convocatorias a actos más violentos y de apoyo a los asesinos de Arizona. "Realmente espero que esto haya enfurecido a los estadounidenses que hacen justicia por mano propia, haciendo lo que NO SE LES PERMITE HACER ni a la Patrulla de Frontera ni a la Guardia Nacional", expresó un miembro del "Save Our State"en un foro público en línea a principios de febrero. "¡Vamos vigilantes! ¿Adónde les envío el cheque?"


Minas y ametralladoras
A diferencia del Ku Klux Klan y de las organizaciones neo-Nazis, la ideología de la mayoría de los grupos duros que se oponen a la inmigración no es explícitamente racista.

Hay excepciones.

Nueve de los grupos identificados por el Intelligence Project como "extremistas nacionalistas"también hacen las veces de grupos de odio. Estos grupos llevan tal denominación porque rechazan a todos los latinos por razones raciales, sin tener en cuenta la condición inmigratoria, o porque simplemente respaldan al nacionalismo de los blancos, a veces profetizando una inminente guerra racial.

"México y sus representantes en los Estados Unidas realizan las limpiezas étnicas y libran una guerra demográfica contra los estadounidenses de origen europeo, so pretexto de proteger los "derechos humanos"de los invasores criminales", afirma "Rescue Without Borders", un grupo de milicianos vigilantes con sede en Boulder, Colorado, al que Intelligence Project califica como un grupo extremista nacionalista y de odio. "Los Estados Unidos es el tercer país de la lista en abolir la supremacía de los blancos después de Rodesia y Sudáfrica. Primero, los que apoyan a la globalización deben crear una mayoría no blanca a través de una inmigración ilegal, sorteos de permisos de permanencias, visas y planes de trabajo temporal (para invasores)… Lo "políticamente correcto"y la "capacitación de la diversidad étnica" son el SIDA y el HIV de las naciones blancas."

Mientras que sólo algunos grupos de extremistas nacionalistas comparten dicha ideología pura de la supremacía de la raza blanca, la mayoría de dichos grupos desempeña un papel similar al de los grupos de odio tradicionales en el violento debate nacional sobre la inmigración. Esos grupos interponen absurdas teorías acerca de conspiraciones, divulgando estadísticas falsas sobre inmigrantes "criminales" y los problemas que éstos pueden ocasionar, culpando y apuntando individualmente a los inmigrantes latinos, y alentando la intimidación directa, el vil acoso e incluso el asesinato.

El foro en línea auspiciado por el Minuteman Civil Defense Corps (Cuerpo Miliciano de Defensa Civil), la única y más numerosa organización de extremistas nacionalistas que existe en el país, con 34 organizaciones localizadas en 27 estados, en el mes de noviembre último hizo público varios pedidos al gobierno de los Estados Unidos para que plantara minas y emplazara ametralladoras en la frontera. Uno de los militantes de Minuteman les aconsejó a los otros miembros que tuvieran a mano una provisión de cal viva para acelerar la descomposición de los cadáveres. Otro miembro de la organización resumió sus recomendaciones con la frase: "Disparen, caven, y cállense".