Con nuevos bríos impulsados por el rencoroso debate nacional sobre la inmigración y con creciente éxito para infiltrarse en el discurso político de la opinión pública, la cantidad de grupos de odio en Estados Unidos continuó creciendo durante 2006, con un aumento del 5% durante el año anterior hasta llegar a los 844 grupos.

Este aumento se tradujo en un salto del 40% en la cantidad de grupos existentes desde el año 2000, cuando había 602 grupos de odio operando en los Estados Unidos, según una investigación realizada por Intelligence Project del Southern Poverty Law Center (SPLC). Gran parte de la expansión se debió a la explotación que hicieron los grupos de odio sobre el tema de la inmigración ilegal, tema este que muchos estadounidenses consideran un tópico apremiante.

El crecimiento de los grupos de odio durante el año pasado se produjo a pesar de la continua desorganización del escenario neo nazi, con varios grupos relativamente débiles que pugnaban por dominar la situación; una serie de acontecimientos confusos que incluyó el arresto de dos jefes clave; la muerte de varios partidarios de renombre pertenecientes a la vieja guardia de simpatizantes de la supremacía blanca; las señales de desmembramiento de la alianza de los cabezas rapadas; y la ausencia de un solo grupo fuerte que trabajara para unir a los demás.

Al mismo tiempo que los grupos de odio continuaron proliferando, los Estados Unidos fueron testigo del rápido y asombroso aumento de un movimiento de derecha en contra de la inmigración compuesto por grupos xenófobos pero que en mayor medida no llegan a practicar el odio racial explícito patrocinado por los grupos de odio. Apenas en los dos últimos años, surgieron algunas de las nuevas 250 organizaciones nacionalistas; algunas de ellas son agrupaciones armadas y están involucradas en las redadas para capturar inmigrantes latinos indocumentados que llevan a cabo los vigilantes (ver historia afín en página XX). Cada vez más de esas organizaciones adoptan tácticas directas de intimidación personal.

La mayoría de los grupos que se oponen a la inmigración frecuentemente denigra a los latinos indocumentados y también populariza teorías conspirativas, como por ejemplo un supuesto complot de México para anexar el sudoeste estadounidense, teoría ésta que tiene su origen en los grupos de odio. Como consecuencia, ya no es extraño que estas ideas y teorías lleguen a la radio, la televisión o a otros medios masivos de comunicación. Incluso los mismos miembros del Congreso de los Estados Unidos invocan acusaciones sin sustento respecto de la criminalidad entre los inmigrantes, lo cual ayuda a fomentar la creencia de que a los inmigrantes se los considera como una amenaza personal.

"Este tipo de propaganda vil nace en los grupos de odio, continua su camino hacia los movimientos más grandes en contra de la inmigración y antes de que nos demos cuenta termina en lugares como 'Lou Dobbs Tonight' en la CNN," sostiene Mark Potok, director del Intelligence Project de SPLC. "Este país necesita un debate a fondo acerca de la inmigración pero no uno basado en alegatos racistas ni falsas teorías conspirativas."

Aunque el movimiento en contra de la inmigración soportó varias y recientes escisiones, pareciera que está radicalizándose cada vez más, en particular desde que los simpatizantes de la derecha del Partido Republicano se quedaron cada vez más aislados y débiles, ya que los republicanos se vieron afectados por el revés sufrido en las elecciones y por una guerra no deseada. Dicha radicalización se reflejó en el reciente comentario efectuado por Chris Simcox, miembro fundador del Minuteman Project quien había tenido una influencia relativamente moderada dentro del movimiento nacionalista.

"Prepárense y guarden provisiones para sobrevivir, pueden necesitarlas" Simcox alertó a sus colegas del movimiento en un correo electrónico enviado a principios de este año, dado que avanzaba la legislación sobre inmigración que podía dar lugar al plan de trabajo temporal. "No estoy a favor ni digo que participaré, no obstante, es un hecho que cientos de miles de estadounidenses considerarán esto como la gota que rebalsa el vaso, y se desatará una violenta conmoción civil en todo el país si se aprueba esta ley."

Aquí tenemos una visión más detallada de los distintos sectores de la derecha radical:

Neo-Nazis: El Movimiento Nacional Socialista (NSM) originado en Minnesota, con 81 organizaciones ubicadas en 36 estados, continuó siendo el grupo más numeroso del escenario neo-Nazi durante el año pasado y se mantuvo bastante activo durante la primera mitad de dicho período. Pero en el mes de julio, el grupo se vio envuelto en un escándalo por los informes que señalaban que la esposa del Presidente, Cliff Herrington, practicaba ritos satánicos. Antes de que el escándalo terminara, los dos Herrington ya habían abandonado el grupo, y lo mismo había hecho su enérgico vocero, Bill White de Roanoke, Virginia. White se llevó consigo a varios miembros y funcionarios del NSM y formó el Partido de Trabajadores Nacional-Socialistas de Estados Unidos. Aunque ese grupo había empezado a publicar una revista, hasta el momento no hizo mucho más.

 

El NSM combatió la inmigración con mucho ímpetu, y planeaba organizar una reunión a realizarse en Texas durante el último otoño con un concierto denominado "Rock contra la Inmigración Ilegal" y una "reunión masiva" que se llevaría a cabo en Laurens, Carolina del Sur, en abril de este año. El jefe del NSM, Jeff Schoep, presidió varias de estas reuniones, atacando a los inmigrantes latinos por "robar trabajos" y otras cosas.

La Vanguardia Nacional neo-Nazi, fundada en 2005, como un desprendimiento de la otrora dominante Alianza Nacional contaba con 14 organizaciones el año pasado. Pero no era un grupo muy activo, y en el mes de julio último, su jefe, Kevin Strom, se tomó una licencia sin causa real alguna. Este misterio se resolvió aparentemente en enero cuando Strom fue arrestado bajo cargos de tenencia de pornografía infantil y soborno de testigos. También salió a la luz que un importante organizador de la Vanguardia Nacional de las afueras de Boston, Matthew Downing, también había sido arrestado por estupro, justo dos semanas antes de ocurrido el hecho anterior.

Al igual que el NSM, la Vanguardia Nacional se concentró en exceso en el tema de la inmigración. En su sitio Web, esta primavera, el grupo reivindicó que "el surgimiento del sentimiento contra la inmigración proveniente del tercer mundo… está impulsando a una pequeña pero creciente cantidad de gente común de raza blanca a que considere seriamente las alternativas nacionalistas blancas como ser la Vanguardia Nacional."

La Alianza Nacional continuó su prolongada caída hacia la irrelevancia. Aun cuando alegaba contar con 12 organizaciones el año pasado, pasaba desapercibida en el escenario de los simpatizantes de la supremacía blanca — "estaba fundamentalmente muerta," según las palabras de Bill White, quien fuera durante mucho tiempo el conductor de la Alianza. El punto más bajo de dicha caída se alcanzó en junio cuando Shaun Walker, presidente de la Alianza, fue arrestado en Utah bajo cargos de violación a los derechos civiles federales en dos ataques perpetrados contra dos personas de color, clientes de tabernas, en 2002 y 2003. Otro miembro de la Alianza también fue arrestado. Al ex presidente Erich Gliebe, que perdiera su cargo jerárquico en 2005, se le restituyó su puesto directivo en la Alianza.

La agrupación Aryan Nations (Naciones Arias), que todavía está recuperándose del devastador juicio que le iniciara el Southern Poverty Law Center en el año 2000, creció de seis a 20 organizaciones, en parte al acercarse a los cabezas rapadas racistas y, en especial, a los miembros del Ku Klux Klan. En octubre, logró reunir alrededor de 150 personas en su 25º congreso de las Naciones Arias llevado a cabo en Laurens, Carolina del Sur. Pero hacia el mes de febrero último, se produjo una escisión por el tema de hasta qué punto enfatizar la teología racista de la Identidad Cristiana, y entonces un grupo separatista, denominado United Church of Yhwh, abandonó las filas de la agrupación.

Ku Klux Klan: El Klan, compuesto por 34 grupos identificados con un total de 164 organizaciones, perdió unas 15 agrupaciones el año pasado. Pero esa merma ocurrió luego de años de crecimiento, de contar con 110 agrupaciones en el año 2000 hasta alcanzar 179 en el 2005. Aún así, aquel crecimiento constante durante 5 años, un 63%, probablemente se reflejó más en la cantidad de organizaciones que en los miembros del Klan. Se estima que hay aproximadamente entre 6.000 y 8.000 miembros del Klan en todos los 34 grupos combinados.

El Imperial Klans of America (IKA) con base en Kentucky, el grupo más grande del Klan durante 2005, se redujo a casi la mitad hasta llegar a 23 agrupaciones el año pasado. Se redujo más que Brotherhood of Klans (BOK) de Illinois, que contaba con 30 agrupaciones en 2006. El Imperial Wizard (Mago Imperial) Dale Fox falleció en noviembre último, pero fue rápidamente reemplazado por Jeremy Parker. Ambos grupos del Klan, como muchos otros, se concentraron en gran medida en el tema de la inmigración. Un panfleto del IKA de reciente aparición habla de que las multitudinarias marchas a favor de los inmigrantes que se llevaron a cabo el año pasado demostraron que las ciudades estadounidenses están "aterrorizadas por los detestables extranjeros ilegales y racistas que desfilan con una bandera extranjera." "No permanezcamos con los brazos cruzados"; en el sitio Web de la BOK, bajo el título "¡NO SE OLVIDEN DE THE ALAMO! el invierno pasado se anunciaba que era hora que los estadounidenses de raza blanca "declararan la guerra a estos mexicanos ilegales."

En el otoño pasado, dos miembros del IKA resultaron acusados porque supuestamente golpearon a un adolescente que creían era latino durante una fiesta popular del condado. En febrero último, inmediatamente después que Jarred Hensley y Andrew Watkins resultaran sentenciados a tres años de prisión debido a la agresión física, el Southern Poverty Law Center inició una acción civil en su contra.

Cabezas rapadas racistas: Durante la primera mitad de 2006, el Vinlander Social Club, una coalición de la región central de EE.UU. de grupos de cabezas rapadas racistas, hizo un notable intento por asumir el control del escenario mayor de cabezas rapadas, desafiando a la Hammerskin Nation que en alguna oportunidad había sido la fuerza incuestionablemente dominante de aquel sector. Los Vinlanders, grupo que incluye miembros provenientes de Ohio, Indiana y de otros lugares, recibieron muestras de admiración por la unión y desafío demostrados contra los Hammerskins, que son ampliamente considerados por otros cabezas rapadas racistas como elitistas y arrogantes.

Pero a medida que pasaba el año, había rumores de divisiones internas. Hasta fue una sorpresa cuando, a principios de 2007, el grupo anunció que planeaba "separarse del movimiento racista," que se caracterizaba por estar repleto de "informantes pagos, parias sociales y fracasados." No queda claro lo que aquello significaba, no obstante, como también decían los Vinlanders, continuarían operando bajo la forma del Consejo de 28, un grupo de liderazgo de cobertura que también incluye a miembros del Klan y a neo-Nazis.

Mientras tanto, en California, David Lynch, que a mediados de los 80 fundó un grupo de cabezas rapadas denominado 'American Front', hizo revivir dicho grupo hacia fines de 2005 y 2006. También volvió a contactarse con Richie Myers, un violento cabeza rapada de Florida que estuvo en prisión porque casi ahoga a un compañero que había ocultado su condición de judío. Lynch también dirige al grupo Sacto Skins, localizado en Sacramento, California, y tiene conexiones con grupos internacionales.

Neo-Confederados: La principal organización neo-Confederada, la League of the South (Liga del Sur), creció levemente hasta alcanzar 103 organizaciones. Pero el grupo no parece estar muy activo, salvo por las comunicaciones vía Internet y el tercer intento fallido de celebrar un Congreso Nacional del Sur (aparentemente el grupo no pudo concitar suficiente interés).

Al mismo tiempo, la liga, que definió a la esclavitud como un "mandato divino" y que busca el regreso de la "hegemonía" europea en un nuevo sur separado, concretó dos nuevas e interesantes alianzas. En Carolina del Sur, el grupo funciona con otro llamado Christian Exodus (éxodo Cristiano), un grupo que trata de reunir a cristianos de derecha provenientes de otros estados en un intento por tomar el poder político. En Vermont, la liga participó de una "Convención Separatista de América del Norte" realizada en Burlington el pasado otoño. La mayoría de los otros asistentes representaba lo que se consideraba como grupos de izquierda, como ser el grupo Second Vermont Republic (SVR) (Segunda República de Vermont). Poco después de la convención, un jefe de la SVR hizo pública una versión revisionista y sureña acerca de Lincoln.

Nacionalistas blancos: El Council of Conservative Citizens (Consejo de Ciudadanos Conservadores) (CCC), un grupo que desciende directamente del antiguo grupo separatista White Citizens Councils (Consejo de Ciudadanos Blancos), que dice tener 15.000 miembros, anunció el año pasado que tomaba como tema prioritario la inmigración de las razas no blancas. Al mismo tiempo, adoptó una nueva "declaración de principios" en su convención del mes de junio que describía a los Estados Unidos como "un país europeo" y que se oponía "a todos los intentos por mezclar las razas" — declaraciones notables para un grupo que hasta solo unos años atrás se arrogaba su condición de no ser racista.

Durante el último otoño, el jefe de la agrupación de Michigan de la CCC, Reverendo John Raternik, se alió con Ward Connerly, un conocido conservador de raza negra, para respaldar un referendo estadual para prohibir la acción afirmativa. Connerly hizo caso omiso a los pedidos para denunciar a la CCC, que se refería a los negros como una "especie retrógrada de la humanidad". La prohibición se aprobó.

Heidi Beirich, Angela Freeman, Anthony Griggs, Janet Smith y Laurie Wood contribuyeron en la redacción de este informe.