La camarógrafa y su amante
Christie Czajkowski, 1.83 m de estatura, cabellera rubia e impactante, era probablemente la única miembro del SDMM que lograba cumplir con su propósito usando una gorra de bÉisbol con la bandera estadounidense y lentejuelas. Y fue, hasta hace poco, la camarógrafa principal del grupo, una mujer conocida por meter su cámara de video en el medio de confrontaciones que involucraban a inmigrantes, milicianos, activistas defensores de los inmigrantes y la policía.

También es difícil que pase desapercibida, motivo por el cual muchos se sorprendieron cuando se convirtió en la única persona que los inmigrantes identificaron de una serie de fotos.

Czajkowski niega haber participado en el ataque del 27 de enero, aunque su hogar fue el primero en ser allanado por la policía buscando evidencias del caso (se confiscaron computadoras y otros artículos que podían contener imágenes).

Pero sí hace algunos comentarios.

"Ese día tuvimos una operación especial en el cañón a partir de las 8:30 a.m.", Czajkowski le confirmó a Intelligence Report en una entrevista. Pero insistió en que esa mañana ella estuvo en un acto antiinmigrantes en San Juan Capistrano, casi a 60 millas al noroeste, y, de hecho, el día siguiente apareció una fotografía de ella en dicho evento en el Orange County Register.

Czajkowski reconoce que esa tarde regresó al McGonigle Canyon. Dice que llegó justo a tiempo para ver a Schwilk y a otros saliendo del cañón. En ese momento, ella y Schwilk habían estado saliendo durante meses y hasta estaban considerando irse a vivir juntos. Desde entonces, se separaron en medio de acusaciones y recriminaciones amargas.

"Sé que desean saber lo que sucedió en el cañón y ojala pudiera decirles", declaró Czajkowski al Report. "Con lo enojada que estoy ahora, nada me gustaría más que decirles que Jeff es responsable… Pero no puedo decirlo porque no es lo que vi".

No obstante, dice haber oído algo.

Czajkowski dice que Schwilk le pidió que le dijera a la gente que no lo había visto en el cañón ese día. Ella dice que le respondió claramente a su ex amante: "Si alguien me pregunta si los vi allí, no puedo mentir".

El amor se dirige hacia el sur
Después de eso, la relación se desmoronó rápidamente. El fin de semana siguiente al ataque a McGonigle Canyon, Czajkowski asistió a una fiesta del Superbowl que se celebró en la casa de Schwilk, una celebración que terminó en sonidos estrepitosos de sirenas de policía.

Como siempre, ella filmó el incidente. Todo comenzó con una discusión acerca de quiÉn era el dueño de los tantos videos que Czajkowski había filmado y que Schwilk había publicado en el sitio web del grupo. En su video de la fiesta del Superbowl, Schwilk, con una lata de cerveza en la mano, da un golpe violento a la cámara, gritando: "¡Fuera de mi maldita casa, ahora!" Czajkowski y su cámara se retiran mientras Schwilk la empuja hacia la puerta de entrada. Allí se detiene la filmación. Hoy en día, Czajkowski dice que cuando cortó la filmación Schwilk la golpeó. Por su parte, Schwilk dice que Czajkowski había ingresado a su casa sin permiso y había estado filmando sin permiso. En la corte, solicitó una orden de restricción contra ella, pero un juez permitió que caducara semanas despuÉs. Mientras tanto, Czajkowski entabló un juicio de $700,000 dólares contra el líder del SDMM, basada en el supuesto abuso físico.

Desde entonces, la que una vez fue la "Mamá miliciana" fue despedida del grupo de milicianos. Rick Roberts, un nativista de la radio, la nombró traidora del movimiento. Toda la novela interna, junto con el ataque al McGonigle Canyon y una serie de otros incidentes desfavorables, han hecho que el SDMM sea más conocido por sus locuras que por sus intentos de salvar a Estados Unidos de los inmigrantes.

Schwilk dice que la culpable de su problema de imagen es Czajkowski. Al menos, eso es lo que le dijo a ella. En un mensaje de correo de voz que Czajkowski publicó en un sitio de Internet, se oye a Schwilk ordenándole que haga desaparecer la filmación del domingo del Superbowl. "Espero que no publiques el video", dice Schwilk, "porque si lo haces destruirás a los San Diego Minutemen, el grupo de milicianos más fuerte de la nación".

¿Misógino miliciano?
Christie Czajkowski no es la única mujer enojada con Jeff Schwilk. Muchas mujeres que nunca participaron en el SDMM lo acusan de ser un machista salvaje.

"Su conducta es realmente de misoginia", dice Claudia Smith, la activista y veterana de muchos encuentros con el SDMM. "Nunca eras simplemente su oponente. Eras una 'perra comunista'. Te llamaban 'hija de puta comunista'".

En sus acusaciones, Smith es respaldada por un aliado improbable: el nativista radical, ex integrante de milicia y quemador de banderas mexicanas, Russ Dove. Aunque Dove, un ex convicto, es uno de los nativistas de la línea más dura, ayudó a Czajkowski a preparar su juicio civil contra Schwilk. (En abril, Dove incluso publicó una defensa de Czajkowski en el foro neonazi de la National Vanguard por Internet.) Compara al líder del SDMM acusado de abuso con las acusaciones realizadas contra Chris Simcox, líder del Minuteman Civil Defense Corps (Cuerpo miliciano de defensa civil), por parte de una de sus ex esposas.

"Es una fuerza impulsora para mí", expresa Dove. "Estoy cansado de que justifiquen el abuso y el maltrato a las mujeres. Ya fue suficiente". Lo mismo dijo Joanne Yoon. Yoon, una estudiante universitaria coreana-estadounidense de 24 años quien ayudó a supervisar las campañas del SDMM para grupos a favor de los inmigrantes dirigida por la American Civil Liberties Union (Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU), recientemente entabló un juicio por difamación de $1 millón de dólares contra Schwilk y el que una vez fue vocero del SDMM, llamado Ray Carney. Según el juicio de Yoon, los dos hombres hicieron circular fotografías de ella hacia fines de 2006, junto con comentarios que se referían a ella como "la coreana anorÉxica y puta de la ACLU". Fueron publicadas en un grupo que Schwilk tenía en Yahoo titulado "Korean Kommie Kunt" (Puta comunista coreana).

Bajo presión, Schwilk finalmente le cambió el nombre al grupo de Yahoo por "Joanne_Yoon_ACLU_Goon", argumentando que lo cambió "porque contenía una palabra políticamente incorrecta para la computadora, y por demanda popular". Eso no impidió que Ray Carney enviara un mensaje por correo electrónico a los miembros del SDMM sugiriendo que uno de los motivos por el que Yoon deseaba ayudar a defender a los inmigrantes era porque estaba interesada en "Brown Schlong".

La venta de la 'Cueva de la violación'
La misoginia del líder del SDMM complementa su propaganda sobre una vecina y sucia nación del Tercer Mundo, rebosante de mano de obra barata y tráfico de sexo. El fundamento del grupo para atacar a los inmigrantes cambia frecuentemente: de prevenir una invasión de extranjeros ilegales, a revertir un saqueo ecológico, a detener la mano de obra de esclavos. Pero lo que ha hecho más popular al SDMM es su aberrante declaración de que los inmigrantes de McGonigle tienen un centro de prostitución infantil en un lugar del cañón.

Lo llaman la "Cueva de la violación".

La única evidencia que el SDMM tiene de esto es una media hora de filmación temblorosa en video realizada por Czajkowski y el activista del SDMM, John Matthew Monti, en el McGonigle Canyon. (Monti fue acusado en abril de cuatro cargos por delitos menores de agresión y cuatro cargos por interferencia con los derechos civiles, además de un cargo por presentar un informe criminal falso. Los cargos se derivan de un incidente ocurrido el 18 de noviembre en un centro de trabajo a jornal en Rancho Penasquitos en el que Monti inicialmente le dijo a la policía que había sido atacado y asaltado por inmigrantes.) El video de la "Cueva de la violación" filmado en diciembre de 2006 es el video más visto y descargado de todos los videos del SDMM.

Pero lo que ese video prueba no está del todo claro. A pesar de su título altamente provocativo, no se ve ningún tipo de actividad sexual, ni mucho menos de prostitución infantil. Incluso la voz de Czajkowski durante la filmación ni una vez incluye la palabra "violación".

El video comienza con filmaciones diurnas de hombres inmigrantes caminando por el cañón. Se ven milicianos llamando a la policía para denunciar que están observando una transacción de prostitución. Llegan dos oficiales y miran alrededor, pero, como no encuentran nada, terminan advirtiendo a los miembros del SDMM que podrían ser arrestados por entrar sin autorización en propiedad ajena. En una sección final, el video muestra a milicianos caminando entre las malezas del cañón en luz baja, buscando el supuesto centro de prostitución.

No es fácil encontrarlo, aunque Czajkowski, que suena obsesionada, no deja de buscar. Al detectar un condón y un tampón en el suelo, se voltea emocionada a mirar a los inmigrantes que están cerca. "¿Tienen muchos penes aquí?", pregunta en un español deformado.