Greg Letiecq, 42
Manassas, Va.

Más de 50 leyes estatales sobre restricciones a la inmigración y ordenanzas locales se introdujeron en Virginia durante el transcurso de 2007, a pesar de que la mayoría de ellas fueron rechazadas. Las pocas que fueron aprobadas se concentraban, en su gran mayoría, en una pequeña cantidad de condados en Virginia del norte que se han convertido en un nido para miles de nativistas que marchan al ritmo del antiguo soldado de infantería de la Guardia Nacional de la Armada de Maryland, Greg Letiecq.

Letiecq es el jefe de la organización extremista nativista Help Save Manassas (Ayudemos a salvar a Manassas), que posee más de 2000 miembros. También posee "Black Velvet Bruce Li," uno de los blogs en contra de la inmigración más populares en la región. En él, Letiecq se refiere a los centros de trabajadores como un "baño al aire libre" y describe a los activistas a favor de los inmigrantes latinos como "bandas de radicales con machete que utilizan pasamontañas" que son parte de la conspiración zapatista global que también incluye "quemar automóviles en los suburbios de París".

Letiecq formó Ayudemos a salvar a Manassas en abril de 2007. Los miembros protestaban en los lugares de trabajo de los trabajadores y presionaron, con éxito, a los Supervisores del Condado de Prince William para que aprobaran ordenanzas locales que limitaban, severamente, el acceso de los inmigrantes a las prestaciones públicas. La ordenanza, cuya autoría se comparte con Letiecq, se convirtió en ley en julio de 2007. Más tarde ese año, un juez federal anuló una demanda que cuestionaba la constitucionalidad de la revolucionaria ley, y así despejó el camino para ordenanzas similares en otras comunidades.

Desde ese momento, Letiecq ha estigmatizado el apodo "ayude a salvar" ayudando a establecer seis grupos derivados en Virginia ("Ayude a salvar" Fairfax, Hampton Roads, Herndon, Loudon, Stafford y Old Dominion) y uno en Maryland. Esta red es parte de la Coalición sobre los extranjeros ilegales, cuyos miembros incluyen a los alcaldes de pequeños pueblos, a los comisarios de los condados y los miembros del ayuntamiento, muchos de los cuales también son miembro de uno o más de los sucursales de "Ayude a salvar".

No todos en Manassas creen que su ciudad necesite ayuda. El Ayuntamiento de Manassas Park el año pasado recriminó la "falsa representación de la posición de la ciudad" por parte de Letiecq, y llamaron a sus esfuerzos una "agenda de vigilante que la ciudad cree que es irresponsable y ofensiva".

Pero Letiecq no muestra signos de darse por vencido. "Estamos obligados a defender nuestras controvertida cultura antes de que, inexorablemente, cambiemos el rumbo hacia [un] camino destructivo", escribió en "Our Culture Under Assault" ("Nuestra cultura atacada"), un ensayo que apareció en la publicación de diciembre de Frontline, el boletín informativo de su grupo. "Por más que nuestra batalla sea combatir la locura de tener que tratar de conseguir a alguien que hable inglés, o evitar la contaminación de nuestras antiguas tradiciones culturales con los rituales paganos de México en nuestras celebraciones cristianas, debemos involucrarnos en la lucha".