Chelene Nightingale, 42
Los Ángeles, Calif.

Cuando Joe Turner, fundador del grupo xenófobo Save Our State (Salvemos Nuestro Estado, SOS, por sus siglas en inglés), aceptó un trabajo como organizador de campo pago para la Federación de la Reforma de la Inmigración Americana (FAIR, por sus siglas en inglés) en la primavera de 2007, traspasó la antorcha de liderazgo de SOS a Chelene Nightingale, una actriz y trabajadora de la producción de películas de Los ángeles. Aunque Nightingale ha declarado que Turner sigue siendo la verdadera cabeza de SOS, ella ha sido la que ha estado hablando con los medios y coordinando protestas desde que Turner pasó a formar parte de la plantilla de FAIR.

En su primer año al mando, Nightingale dirigió a los miembros de SOS en una marcha beligerante a través del vecindario mexicano-americano, organizó una campaña enfurecida que exigía el arresto de una madre inmigrante que enfrentaba la deportación que buscaba refugio en una iglesia y la puso en la categoría tributaria 501 (c) 3 de un grupo sin fines de lucro en peligro mediante una campaña abierta para Turner cuando el corrió al secretario de la ciudad en San Bernardino, California.

Su primera orden de negocios, sin embargo fue reducir las riñas en línea entre los miembros de SOS y censurar todos los comentarios realizados por los cabeza rapada racistas y otros neo nazis que han estado participando activamente en los foros de SOS al menos la mitad del 2005.

En comparación, Turner había tomado una actitud apática acerca de que los cabeza rapada suban comentarios a los foros de SOS y con frecuencia aparecían para participar en las protestas militantes de Salvemos a Nuestro Estado. "Parece haber muy poco por hacer para mantenerlos lejos y no tenerlos asociados a nuestro activismo", le dijo a Intelligence Report en 2005. Nightingale, sin embargo, ha ido más allá para que los cabeza rapada no se sientan bienvenidos. En septiembre pasado, cuando nueve miembros "disfrazados" de los Golden State Skins intentaron unirse a una protesta de SOS en Simi Valley, California, los líderes de SOS, bajo las órdenes de Nightingale les ordenaron que se retiren. La policía obligó a los rapados racistas a que realicen su propia protesta por separado en la calle.

Nightingale le dijo a Intelligence Report en diciembre pasado que Don Silva, quien está encargado en SOS de hacer que se cumplan los acuerdos, posteriormente llamó a los Golden State Skins para informarles que sus miembros estaban vetados en todos los eventos futuros de SOS.

No está claro si Nightingale está eliminando a los cabeza rapada porque ve que perjudican la imagen de Salvemos a Nuestro Estado o porque realmente es anti racista. Cualquiera sea el caso, es obvio que SOS se mantiene tan militante como siempre. Los miembros empujaron y rociaron con pimienta a un defensor de los inmigrantes en septiembre pasado y virtualmente sitiaron la Iglesia Unida de Cristo en Simi Valley por tres días luego de que la iglesia comenzara a esconder a la mujer mexicana buscada por deportación para que no fuera separada de su hijo pequeño. Nightingale incluso le dijo a los medios que los miembros de SOS estaban allí para realizar un arresto ciudadano de la mujer. Cuando la policía les prohibió la entrada a la iglesia, los seguidores de Nightingale en SOS propinaron insultos a los dos diáconos de la iglesia, llamándolos "atraídos por lesbianas", "clero lesbiano" y "lesbianos".