El congresista Chris Cannon de Utah estaba ejerciendo presión. Tres años antes, había interrogado a Roy Beck, líder del grupo partidario de la restricción de la inmigración, NumbersUSA, y había tenido la sensación de no haber recibido respuestas claras en ese entonces. Ahora, en la audiencia del 24 de marzo de 2004 ante el subcomité de inmigración del Comité de la Cámara en el Poder Judicial, Cannon estaba intentando definir una vez más la relación de Beck con John Tanton, el fundador racista de muchos de los grupos nativistas clave de la nación.

"Pero, ¿usted ha mantenido una relación íntima y de larga data con el Dr. Tanton, [su organización] U.S. Inc. y los otros grupos aliados...?", preguntó Cannon.

"Bueno, creo que quisiera conocer la definición de intimidad", respondió Beck, admitiendo que sólo había conocido a Tanton "como periodista" en las décadas de 1970 y 1980.

Cannon: "Pero... ¿más bien es una relación personal estrecha en la que ustedes comparten ideas y desempeñan funciones que él considera importantes?"

Beck: "No, eso insinuaría que él sería mi supervisor".

En los siguientes minutos, tuvo lugar un bizarro intercambio de elusiones entre los dos hombres, dado que Beck quería convencer a Cannon de que NumbersUSA siempre había tenido "un programa autónomo", pese a ser un programa oficial de U.S. Inc. de Tanton durante cinco años. A medida que Beck hablaba, Cannon se volvía claramente frustrado.

"Usted almorzó con John Tanton, estoy seguro, ¿acaso no lo hizo en algún momento?", preguntó Cannon a Beck. (Unos minutos más tarde, el republicano explicó que él estaba "hablando sobre la ideología e intercambiando conceptos ideológicos" con Tanton).

"No", respondió Beck. "Creo que cené con él un par de veces".

Roy Beck estaba, para ser amables, restándole importancia a la relación. La verdad es que Beck era un empleado, como Tanton a menudo ha escrito, de U.S. Inc. de Tanton, durante 10 años. él fue uno de los editores de la publicación crítica de la inmigración de Tanton, The Social Contract, y ayudó a editar un libro de Tanton y Wayne Lutton, otro empleado de U.S. Inc. partidario de la supremacía blanca. él y su esposa pasaron las vacaciones con Tanton, un hombre que llama a los Beck "queridos amigos", y una vez desarrolló un programa con Tanton que apuntaba a reclutar republicanos para la causa nativista. En un determinado momento, de hecho, Tanton designó a Beck como su "heredero natural", con el consentimiento de Beck. El mismísimo año pasado, Beck fue orador invitado en la conferencia de Social Contract de Tanton.

Claramente, los dos sí habían "compartido ideas" y con frecuencia.

¿Por qué Roy Beck está minimizando su relación con John Tanton, un hombre que fue mentor de Beck y amigo durante décadas? En todo caso, ¿qué intenta ocultar?

Beck lidera una organización que ha llegado al punto álgido de la legitimidad, una posición que ayudó a NumbersUSA a lograr éxitos políticos impresionantes, especialmente en junio de 2007, cuando sus seguidores inundaron el Senado con más de un millón de faxes. (Esta embestida ayudó a arruinar la reforma inmigratoria integral que tenía apoyo de los dos partidos y que muchos analistas esperaban que se aprobara). Durante mucho tiempo él ha insistido en que NumbersUSA no tiene una "visión de un pueblo estadounidense blanco homogéneo" y que su sitio web condena abiertamente todo tipo de "crítica a la inmigración" y racismo.

Pero John Tanton ha llegado a ser una vergüenza. Sus conexiones de antaño con ideólogos nacionalistas blancos, su coqueteo con el anti-semitismo y sus abundantes declaraciones racistas sobre latinos ya son conocidos... y son un gran estorbo para Beck y su programa restriccionista. Presionado, Beck afirma que no siente vergüenza de su mentor. Pero el nombre de Tanton no aparece en su sitio web. John Tanton, al parecer, está minando la decencia de Roy Beck.

"Es sorprendente que Beck haya alcanzado la posición dominante que tiene, considerando su procedencia", concluye Henry Fernandez, un miembro sénior del progresista Center for American Progress, un grupo de expertos con sede en Washington, D.C. "Su relación tan estrecha y de décadas con Tanton debería hacer recapacitar a quien trate con NumbersUSA".

El jefe de Beck
En una extensa carta a Intelligence Report y en otros comunicados, Beck sistemáticamente hizo énfasis en su oposición a cualquier tipo de racismo en el debate sobre la inmigración. "No creemos que deba emplearse una política de inmigración para determinar una composición racial particular de este país", escribió. Como lo hace en su sitio web, Beck citó las inquietudes por el ambiente y los estadounidenses más pobres como su motivación principal para alcanzar niveles de inmigración más bajos. También escribió que él y su esposa, Shirley, "han pasado toda su adultez" combatiendo la intolerancia racial y la ignorancia.

Beck dijo que la pareja había comprado casas a propósito en barrios integrados en Michigan, Ohio, Texas y Virginia, incluso ofreciendo como voluntarios a sus hijos para un programa de traslado de estudiantes a otra zona para integración, ordenado por la justicia, en Dallas. Dijo que su familia había dado la bienvenida a todo tipo de minorías e inmigrantes, incluidos los indocumentados, a su hogar, y añadió que él había "liderado la integración forzada de un club privado segregado".

"Tanto yo como NumbersUSA hemos sufrido los ataques de los restriccionistas racistas que condenan abiertamente nuestros intereses especiales por los estadounidenses de minorías y por parte de inmigracionistas racistas que creen que se necesitan trabajadores extranjeros porque los estadounidenses negros sin trabajo son demasiado inferiores para ser contratados", dijo en su carta a Report.

Lo que Beck no hizo, en realidad, fue rechazar a Tanton. En cambio, Beck dijo que él no "eligió estar de acuerdo o en desacuerdo" con "fragmentos de citas" de Tanton. En una carta posterior, dijo: "En la medida en que cualquiera de las acciones de John pueda haber brindado apoyo a los supremacistas blancos, diría que ésas fueron acciones perjudiciales".

A lo largo de los años, ha surgido más y más información acerca de las actitudes raciales de John Tanton, quien, como Beck, se adentró en el debate sobre la inmigración a partir de intereses por la superpoblación y el ambiente. Hace mucho tiempo, en 1988, se filtró una colección de sus memorandos internos enviados a los miembros de dos grupos que él fundó, la Federation for American Immigration Reform (FAIR) y U.S. English. En esta colección, aparecía una advertencia de Tanton sobre una futura "embestida de latinos"; él se preguntaba si los latinos eran tan "educables" como el resto y se preocupaba por que los latinos se reprodujeran más rápidamente que los blancos. Una década después, dijo a un periodista que los blancos pronto desarrollarían una conciencia racial y que el resultado sería "la guerra de todos contra todos". él contrató y trabajó junto a Wayne Lutton, que ha ocupado posiciones de liderazgo en cuatro grupos xenófobos de supremacistas blancos. Publicó y avaló un libro racista sobre la inmigración, y publicó a numerosos supremacistas blancos. Tanton comparó a los inmigrantes con bacterias que seguirán creciendo hasta que se destruya la población y se burló de los inmigrantes que "defecan y generan basura y buscan trabajos".

Pero eso no fue todo. A fines del año pasado, Report reveló que durante el transcurso de aproximadamente 20 años, Tanton se había carteado con negadores del Holocausto, ex abogados del Klan y destacados pensadores nacionalistas blancos. él presentó a líderes del FAIR, en cuya junta todavía ocupa un cargo, al presidente del Pioneer Fund, un grupo racista establecido para alentar el "mejoramiento de la raza", en un club privado. Promocionó la obra de un infame profesor anti-semita, Kevin MacDonald, ante funcionarios del FAIR y un contribuyente destacado. En un momento determinado, siguiendo su interés por la eugenesia (la "ciencia" totalmente desacreditada de la reproducción de una raza humana mejorada), intentó averiguar si Michigan tenía leyes que permitieran la esterilización forzada. Su preocupación era, según lo que escribió Tanton en una carta de consulta, "sobre un par de hermanas del lugar que tienen nueve hijos ilegítimos entre ellas".

éstas y otras revelaciones surgieron de un estudio de la correspondencia de Tanton, que está almacenada en la Biblioteca Histórica de Bentley en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, en el estado natal de Tanton. La misma biblioteca contiene la correspondencia de Tanton con Beck; cartas que revelan la relación estrecha entre ambos.

El empleado destacado
Roy Beck fue periodista de prensa escrita durante tres décadas, particularmente como corresponsal destacado en Washington para Booth Newspapers, una cadena de pequeños periódicos en Michigan. Conoció a Tanton en la década de 1970, cuando era periodista medioambiental para Grand Rapids (Mich.) Press, y lo conoció, como dijo al congresista Cannon en 2001, como "uno de los principales activistas medioambientales en Michigan".

Ambos desarrollaron una afinidad pronto. En 1988, cuando se filtraron los memorandos bochornosos de Tanton enviados al equipo del FAIR y U.S. English, Beck aparentemente escribió con un tono que fue del agrado de su fuente de noticias. "Fue agradable recibir algo imparcial y comprensivo después del tratamiento tan opuesto que recibí", escribió Tanton a Beck ese año. Aunque Tanton renunció a U.S. English después de que partidarios prominentes, incluidos Walter Cronkite y la columnista conservadora del GOP Linda Chavez, retiraron su apoyo por los memorandos, Tanton dijo a Beck que "el daño estaba prácticamente bajo control ahora".

En 1991, un año después de que Beck dice que dejó el periodismo para concentrarse en escribir sobre la inmigración, Tanton le ofreció a Beck un puesto en su fundación, U.S. Inc. En 1992, Beck se enlistó como editor de Washington del periódico de Tanton, The Social Contract, que en los años siguientes publicaría una lista de nacionalistas blancos y sus compañeros de viaje. En su carta, Beck dijo que Tanton le ofreció el puesto como "una manera de ganar un poco de dinero". Pero, al parecer, se contradice con lo que Beck le dijo a Cannon en 2001, cuando declaró que había sido un "corresponsal de tiempo parcial ad honorem".

A Tanton le gustó su editor nuevo. En una carta de 1993, describió a Beck como uno de los tres hombres que componían "el núcleo del equipo de The Social Contract". Los otros eran Robert Kyser y Wayne Lutton, quien ha sido miembro de una variedad de grupos supremacistas blancos y ha escrito para ellos. En 1997, Tanton describía a Beck en un memorando para su expediente personal como "un trabajador muy bueno y productivo". En varios informes trimestrales para U.S. Inc., Tanton hizo referencia al trabajo de Beck como "Los proyectos Beck", mencionando que esos proyectos habían "pasado a ser una parte considerable de nuestras operaciones".

Pero Beck quiere que se crea que él no era realmente parte de U.S. Inc., aunque The Social Contract es, desde lo legal, uno de sus proyectos. (Por ejemplo, le dijo a Cannon en 2004 que, aunque el proyecto de NumbersUSA había estado bajo U.S. Inc. hasta 2002, él personalmente controlaba su cuenta bancaria durante ese período. Luego, admitió que "no tenía acceso personal a esa cuenta bancaria". Beck también dijo a Cannon que "usted está atribuyendo una estructura de administración que no existió", aunque Tanton se refirió a Beck reiteradas veces como un "empleado"). En su carta a Report, Beck dijo que sólo tuvo actividad en el periódico hasta 1994, cuando comenzó a trabajar en varios libros, aunque su nombre permaneció en la cabecera hasta 2002. Dijo que dedicó la mayor parte de 1996 a la gira de un libro, que luego trabajó por un tiempo en un proyecto de U.S. Inc. creado para él por Tanton y luego, en el mismo año, comenzó otro proyecto, NumbersUSA.

Beck retrató a NumbersUSA como un grupo de su autoría, creado con su propio dinero pero incorporado como un programa bajo U.S. Inc. de Tanton por conveniencia: una manera de obtener servicios financieros y jurídicos del organismo del que dependía a cambio de una pequeña tarifa. Dijo que él recolectó todo el dinero para NumbersUSA y estableció todas sus políticas. Dijo cosas similares a Cannon: afirmó que su grupo tenía un "programa autónomo".

Pero Tanton no describió la relación de esa manera. Hasta 2002, cuando Beck reorganizó su grupo como una entidad independiente, Tanton en reiteradas ocasiones hizo referencia a él como empleado, sujeto a las políticas del personal de U.S. Inc. (En su declaración, Beck finalmente le dijo a Cannon que su salario provenía de U.S. Inc.). Tanton describió a Beck como el editor invitado de ediciones completas de The Social Contract y, en 1993, como asistente de la edición de The Immigration Invasion (La invasión de la inmigración), un libro escrito por Lutton y Tanton que fue tan crudo en su crítica a la inmigración que las autoridades de la frontera canadiense lo han prohibido por ser una publicación xenófoba.

La confianza de Tanton en Beck alcanzó niveles más altos en 1997, cuando se centró en él como un posible heredero de U.S. Inc., al escribir que "no hay otro aspirante". Le escribió a Beck pidiéndole que se enliste como su "heredero natural" en el caso de su muerte y, el 6 de enero de 1998, para agradecerle con vehemencia haber aceptado esa denominación. Pese a que Beck hoy dice que se sintió "honrado" por el pedido de Tanton, eso no figura en absoluto en su sitio web, el cual no hace mención alguna a Tanton y describe a Beck simplemente como "un periodista durante tres décadas antes de fundar NumbersUSA".

¿Amistad con los racistas?
En la década de 1980, un grupo eugenicista de mala fama, conocido como Pioneer Fund —una fundación centrada en la raza, la inteligencia y la genética, y descrita por Sunday Telegraph de Londres como una "organización neo Nazi integrada estrechamente con la extrema derecha de la política estadounidense"— comenzó a recibir muy mala prensa. Cuando se informó en 1998 que el FAIR había recibido financiamiento significativo de Pioneer, Tanton afirmó que no tenía idea de los antecedentes del fondo. Pero el FAIR siguió aceptando su dinero.

Eso finalmente terminó seis años más tarde, durante el debate sobre la Propuesta 187 anti-inmigratoria de California, cuando se vincularon las donaciones de Pioneer con los anuncios comerciales adquiridos por el FAIR. Para ese entonces, el FAIR había recibido un total de $1.2 millones de Pioneer (desde 1985).

Tres años después de ese desastre público de 1994 fue que Tanton y su esposa vacacionaron con los Beck en Florida. Los Tanton salieron con los Beck a cenar con John Trevor Jr., el hijo de un arquitecto clave de la Ley de Inmigración de 1924 que formalizó un sistema de cupo racial que fue finalmente desmantelado en 1965. Trevor Jr. además tenía otro cargo particular: fue miembro de la junta durante varias décadas de Pioneer Fund.

En su carta a Report, Beck dijo que se "había olvidado prácticamente" sobre la cena con Trevor en 1997 y que no estaba seguro de si sabía del puesto de Trevor en Pioneer en ese entonces o incluso si sabía qué era el fondo. Describió a los Trevor como una "pareja mayor cálida, erudita y gentil" y dijo que estaba "seguro de que ningún tema de naturaleza racial" había surgido en la conversación.

Es difícil creer que Beck no sabía de Pioneer Fund en ese momento, dado que su mentor había estado tan expuesto públicamente por este asunto... y la aceptación del FAIR del dinero de Pioneer se había vuelto pública el mismo año en que Beck escribió su historia sobre los memorandos controvertidos al FAIR de Tanton. Eso, y el hecho de que Tanton había escrito a Beck un año antes de la visita de Florida para decirle que Trevor "se desempeñaba en la junta de Pioneer Fund y su padre era una persona clave" en 1924.

Otra cosa que Beck dijo que sólo "recordaba vagamente" fue el empeño de Tanton por crear en 1996 su propia organización de eugenesia, la Society for Genetic Education (SAGE). De todas maneras, dijo Beck, él nunca había tenido interés alguno por la eugenesia.

Ese mismo año, mientras estaba de gira promocionando su libro sobre la inmigración, Beck habló en una reunión del Council of Conservative Citizens, un grupo supremacista blanco que ha difundido la propaganda racista desde 1985. Su discurso tuvo lugar justo seis meses después de que su editor colega, Lutton, orara ante el mismo grupo. En su carta, Beck sugirió que su discurso había sido organizado por un publicista para su libro, dijo que "no tenía idea de qué se trataba el grupo" y añadió que no recordaba "haber oído comentarios racistas por ninguno de los oradores". Sí vio "racismo evidente" reflejado en las exhibiciones de los pasillos del lugar de reunión, pero decidió quedarse y recibió "una audiencia respetuosa".

'Compartir ideas'
John Tanton con frecuencia escribía a Beck o lo copiaba en cartas enviadas a otros... y las cartas a veces expresaban ideas poco agraciadas. En 1996, le escribió a Beck preguntándose "si las minorías que van a heredar California (85% de los niños en los grados inferiores de la escuela son ahora 'minorías', la demografía es el destino) pueden dirigir una sociedad avanzada". "No tengo duda de que las personas de minorías individuales pueden asimilar la cultura necesaria para dirigir una sociedad avanzada", escribió Tanton a su amigo, "pero si a través de una migración masiva, la cultura de la tierra natal es trasplantada de América Latina a California, supongo que veremos el mismo grado de éxito con las instituciones gubernamentales y sociales que hemos visto en América Latina". (También dijo que "seguramente no hay un grupo más chauvinista que los orientales").

También en 1996, Tanton escribió a la esposa de Beck con un pedido especial relacionado con religión (los Beck son metodistas devotos). "Se me ocurre que el 'Libro de Josué' es una versión diferente de dar la bienvenida a extraños: después de que caen los muros de Jericó, los judíos invasores mataron a todos, hombres, mujeres y niños", escribió. Luego preguntó, a modo de un "poco de investigación bíblica", sobre el Libro de Ezra y sus "acérrimas prohibiciones de matrimonio mixto". Tanton dijo que los judíos fueron "convocados a actuar, según la cual ‘guardaron' a sus mujeres extranjeras y niños que habían tenido". Tanton tenía una pregunta específica: ¿qué significaba "guardar"?

Tanton tenía antecedentes de consultar a Roy Beck sobre religión. En 1995, le pidió a Beck que "supervisara" la prensa protestante sobre cuestiones de inmigración. En 1993, le sugirió a Beck que escribiera un "Desafío a los líderes religiosos" con respecto a la inmigración. En 1992, él criticó la inmigración luterana y el servicio a refugiados ante Beck diciendo que "necesitaba[n] tener un suministro de refugiados para que sus trabajos siguieran existiendo". (También preguntó si los miembros de U.S. Committee for Refugees, una organización a favor de la migración, eran "marxistas"). Y condenó públicamente la capacidad de la Iglesia Católica de traer sacerdotes de otros países, diciéndole a Beck que era "una clara violación del muro de separación entre la Iglesia y el Estado".

En 1998, dos años después de colocar a NumbersUSA bajo la rúbrica del U.S. Inc., Beck todavía figuraba como editor de Washington de Social Contract de Tanton, cuando el periódico publicó lo que tal vez haya sido su edición más espeluznante, "Europhobia: The Hostility to European-Descended Americans." (Eurofobia: la hostilidad hacia los estadounidenses de ascendencia europea). El artículo principal provino de John Vinson, director del grupo xenófobo American Immigration Control Foundation, quien argumentó que la "exitosa cultura euroestadounidense" estaba siendo reemplazada por lo que él denominó "culturas disfuncionales del Tercer Mundo". Tanton se unió a la conversación, denunciando el "odio y el miedo" de los blancos, echándoles la culpa a los "multiculturalistas" e inmigrantes.

La correspondencia de Tanton muestra que él y Beck pensaban con regularidad las ideas del programa juntos; Tanton era quien las dirigía a los contribuyentes de U.S. Inc. Una de las ideas más desarrolladas por la dupla fue lo que denominaron "Reclutar republicanos", un proyecto que Tanton describió en 2001 como "una idea que verdaderamente puede trasladar las líneas de batalla... a nuestro favor". Tanton dio mucha publicidad a la idea ante los contribuyentes principales de U.S. Inc. "La meta es educar a estos miembros sobre las consecuencias políticas de la inmigración en niveles altos, reclutar, como mínimo, algunos legisladores para la comisión electoral de inmigración en la Cámara y hacer que obren y voten de conformidad", escribió a la fundación de la difunta Cordelia Scaife May. (De hecho, la comisión electoral para la reforma inmigratoria de la Cámara de Representantes, que tenía sólo 10 miembros antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, ha crecido a 112 miembros hoy, en su mayoría republicanos).

Tanton escribió otra carta en 2001 a Fred Stanback, un financiador principal del trabajo de U.S. Inc. de Beck. "El objetivo es cambiar la percepción que tienen los republicanos sobre la inmigración, de manera que cuando se topen con la palabra 'inmigrante', su reacción sea 'demócrata'".

Los lazos que unen a los dos hombres, aun si son considerablemente menos públicos desde que Beck separó NumbersUSA de U.S. Inc., siguen siendo estrechos. En 2006, U.S. Inc. de Tanton dio a NumbersUSA una donación de $20,000. Justamente el año pasado, tanto Beck como su empleada, Rosemary Jenks, hablaron en una conferencia de Social Contract Press de Tanton. Y Beck actualmente trabaja fuera de las oficinas que comparte con otra organización de Tanton, ProEnglish.

Repudio a John Tanton
Roy Beck dice que él no es racista, que se opone a la ideología racista absolutamente... y su sitio web y otros escritos no contradicen eso. Pero cuando se lo confronta con los hechos que parecen poner eso en duda —en particular, su relación íntima y de larga data con John Tanton, y su aparente actitud para oscurecer ese hecho— Beck se ha negado a tomar una posición explícita.

Barack Obama se enfrentó a un problema similar cuando se dio publicidad a los comentarios explosivos de su pastor durante 20 años, el Reverendo Jeremiah Wright y luego se diseminaron en YouTube, donde tuvo 1.2 millones de visitas en las primeras 24 horas. Los comentarios, como ahora bien se sabe, atacaban duramente a los Estados Unidos como una nación racista. Para muchos, sonaban como una condena racista de todos los blancos y la totalidad del gobierno.

Para permanecer en la carrera por la presidencia y que este puesto fuera viable, Obama tuvo que reaccionar públicamente, algo que hizo. Dijo que "disentía con vehemencia y condenaba firmemente" los comentarios "hostiles y horribles" realizados por Wright. Dio un discurso importante donde dijo que el "lenguaje hostil" de Wright había "ofendido con razón a los blancos y a los negros por igual". Dijo que los comentarios "expresaban una visión profundamente distorsionada de este país". Después de que Wright continuara hablando, Obama dijo que estaba "indignado" y "entristecido", y abandonó la iglesia del Reverendo Wright para siempre.

Quizás sea hora de que Roy Beck se dé por aludido por lo que hizo nuestro nuevo presidente.