Center Inicia Dos Demandas de Parte de Trabajadores Inmigrantes Explotados Durante la Reconstruccion Despues de Katrina en Nuevo Orleans

NUEVO ORLEANS - Dos casos metidos ayer aquí en la corte federal acusando que a miles de trabajadores inmigrantes involucrados en la reconstrucción de Nuevo Orleáns han sido robados de sus salarios por grandes compañías estadounidenses. Las abogadas que metieron la demanda tienen una cita para una junta el día de hoy en Washington, D.C.,con el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (DOL), oficiales y otros defensores para quejarse acerca de la falla de esta agencia de cumplir con su obligación de proteger a los trabajadores involucrados en el proceso de reconstrucción.

"Las demandas solas no van a parar la explotación tan extendida a trabajadores que esta sucediendo en Nuevo Orleáns." Dijo J.J. Rosenbaum, una abogada con el Proyecto de Justicia Inmigrante (IJP) del Southern Poverty Law Center, el grupo que ha metido estas demandas. "La gente que esta trabajando en Nuevo Orleáns para reconstruir los edificios de las escuelas, hospitales y Universidades merecen la protección del gobierno federal."

Los abogados del Proyecto de Justicia Inmigrante quienes han entrevistado cientos de trabajadores inmigrantes en el área de Nuevo Orleáns desde Octubre de 2005, reportan que una mayoría abrumadora han sido robados en horas regulares de trabajo, horas extras o ambas. A pesar de un boletin de prensa por el Departamento de trabajo fechado Diciembre 1, 2005, anunciando que cinco investigadores de habla hispana habían sido mandados a la región del Golfo, ninguno de los trabajadores entrevistados por el Proyecto de Justicia Inmigrante reportan haber conocido o escuchado de estos investigadores en Nuevo Orleáns. Según los abogados del Proyecto de Justicia Inmigrante, el esfuerzo del Departamento de Trabajo es completamente inefectivo.

El primer caso, Rodrigues v. Belfor USA Group Inc., esta traído en parte de potencialmente miles de trabajadores quienes fueron empleados por Belfor USA Group, Inc., una compañía de importancia de reconstrucción de desastres naturales, y sus subcontratistas. Restaurando servicios públicos claves en la ciudad, incluyendo el Hospital Tulane, y la Universidad, estos trabajadores con frecuencia trabajaron siete días a la semana, 12 horas al día removiendo mould, lodo, y otras contaminaciones toxicas provenientes de los edificios inundados.

La demanda alega que Belfor ha usado ilegalmente este sistema de subcontratistas para evadir pagar las horas extras a los trabajadores en estos proyectos de masiva reconstrucción. La ley Federal dice que empleadores como Belfor son también responsables para asegurarse que sus trabajadores ganen el sueldo mínimo básico y horas extras.

El segundo caso, Navarrete-Cruz v. LVI Environmental Services of New Orleáns, Inc., et al. envuelve a otro contratista de importancia, LVI Environmental Services of New Orleáns, Inc. LVI también uso el sistema de subcontratistas para evadir pagarles a los trabajadores los salarios que les deben. Uno de los subcontratistas mas grandes usados por LVI, acusado D&L, Environmental, Inc., fallo a pagar a muchos de sus trabajadores inmigrantes por completo por mucho de su trabajo. Los demandantes fueron empleados limpiando escuelas elementarías y secundarias.

"Cuando no nos pagaban, no teníamos dinero ni para la comida" dijo el demandante Sergio de León, quien trabajo durante Octubre 2005 limpiando mould y lodo toxico de las escuelas de St. Bernard Parish, "Estas compañías nos están robando nuestro dinero después de que nosotros trabajamos tan duro."

Las demandas dan relieve a la espantosa explotación de los trabajadores inmigrantes en la Reconstrucción del Golfo. Muchos de los demandantes y otros trabajadores como ellos trabajaron en proyectos públicos de reconstrucción, y fueron dramáticamente pagados de menos o no pagados en lo absoluto. Compañías enormes, muchas con contratos directamente con FEMA o gubernamentales, se esconden detrás del sistema de subcontratistas para así poder robar a los trabajadores y así poder hacer tanto dinero como les fuera posible.

"Mientras estos contratos valen millones a compañías como LVI y Belfor," dice Rosenbaum, "trabajadores sin pago no pueden ni siquiera pagar por comida o estancia." Las demandas están intencionadas para mandar un mensaje firme a compañías que hacen reconstrucción después de Katrina que las leyes estatales y federales deben de ser cumplidas y que contratando trabajadores inmigrantes por medio de subcontratistas no les da el paso libre a las compañías para explotar a estos trabajadores.

"Nosotros hemos escuchado que los empleadores les dicen a los trabajadores que no hay ley en Nuevo Orleáns que ellos deban seguir," dice Rosenbaum. "Con la ayuda del Centro, los trabajadores en Nuevo Orleáns están demandando que la ciudad se construya con justicia igual para todos quienes trabajan y viven aquí."

El Southern Poverty Law Center es una organización de derechos humanos que combate pobreza, odio, intolerancia y discriminación por medio de demandas y educación. El Proyecto de Justicia Inmigrante del SPLC aboga por los trabajadores inmigrantes por todo el sur del país.

Para adquirir copias de la denuncia o para cualquier información acerca de los casos, o llame a: J.J. Rosenbaum al 334-309-6771, Jennifer.Rosenbaum@splcenter.org o a la directora del Proyecto de Justicia Inmigrante del SPLC al 334-296-0728 mbauer@splcenter.org