Una docena de trabajadores latinos en una fábrica de queso en Tennessee pasaron semanas sin ser pagados y sufrieron un ambiente de trabajo abusivo antes de exigir sueldos de un empleador, que los mandó a ser detenidos, encarcelados y amenazado con la deportación, de acuerdo a una demanda presentada por el Southern Poverty Law Center (SPLC).

La demanda federal acusa que Durrett Cheese Sales of Manchester, Tennessee, su presidente y varios miembros de la Oficina del Sheriff del Condado de Coffee conspiraron para violar los derechos de estos trabajadores através de una falsa acusación de transgresion después de que pararon de trabajar y exigieron sus sueldos que habían retrasado por varias semanas.

"Este caso es un recordatorio vergonzoso de que hay empleadores que creen que el color de la piel de sus trabajadores o el origen de su país determina si se le debe pagar por un día honesto de trabajo o ser tratados con la básica dignidad humana", dijo Mary Bauer, directora de SPLC del Proyecto de Justicia Inmigrante. "Ignorando este abuso lastima a todos los trabajadores. "Nos hace cómplices en crear una clase de trabajador desprovisto de todos derechos".

Presentada en los EE. UU. Tribunal de Distrito para el Distrito Medio de Tennessee en Nashville, la demanda alega violación de la ley federal, incluyendo el Acto de Reglas Justas de Trabajo. También alega la violación de la Ley de Derechos Humanos de Tennessee, de infligir angustia emocional y enjuiciamiento malicioso.

Durrett Cheese contrató trabajadores mexicanos indigentes para realizar diversos trabajos en la factoría, incluyendo cortando, envasando y procesando el queso. Particularmente, Durrett se dirigió a miembros de los grupos indígenas Mixteco en la área de Manchester, Tennesse para trabajar en la fábrica. Estos trabajadores fueron sometidos a un ambiente de trabajo hostil, intimidatorio y abusivo donde fueron referidos como "indios estúpidos" y "burros". Los trabajadores no-latinos no experimentaron el mismo retraso en sus sueldos, amenazas o observaciones derogatorias.

La empresa en repetidas ocasiones no les pagó a los trabajadores latinos a tiempo antes y después de la presentación de protección del Capítulo 11 de bancarrota el 28 de agosto de 2007. Algunos trabajadores, algunas veces trabajaron por más de un mes sin pago. Otras veces fueron mal pagado o con fondos insuficientes. Durrett Cheese también cambió varias veces la fecha de sus pagos. Uno de los supervisores de Durrett, amenazó que si los trabajadores dejaban su trabajo no recibirían su sueldo atrasado.

El 22 de octubre de 2007, los trabajadores se negaron a abandonar el área de sala de descanso y regresar al trabajo hasta que recibieran su pago retroactivo. Cuando un supervisor los despidió, ellos se negaron. El departamento del Sheriff del Condado de Coffee fue llamado y los trabajadores fueron detenidos, a pesar del hecho de que la policía fue informada de que los trabajadores estaban involucrados en una disputa de pago. Los trabajadores fueron encarcelados por trasgresión – el cargo fue retirado por el fiscal de distrito al día siguiente. Sin embargo, los trabajadores permanecieron en la cárcel del Condado de Coffee debido a que su empleador sugirió que los inmigrantes eran indocumentados y conspiró con los funcionarios de la ley para que los trabajadores fueran detenidos por los funcionarios de inmigración.

Inmigración y Aduanas (ICE) llevaron a los trabajadores al Centro de Detención Elizabeth en Nashville, Tennessee, donde fueron interrogados. Muchos de estos trabajadores son madres de niños pequeños – algunos de estos son niños discapacitados o muy enfermos. Estas mujeres temían que serían deportadas sin decirles adiós a ellos y sin poder disponer de cuidado para ellos. Un abogado finalmente aseguró su liberación.

"La empresa utilizó el departamento del Sheriff del Condado de Coffee y el Departamento de Inmigración y Aduanas para tomar represalias contra empleados que ejercen sus derechos legales de un paro laboral pacífico", dijo Bauer. "El departamento del Sheriff ni siquiera se molestó de proteger los derechos de estos trabajadores".