Intelligence Report

Conmocin en la Derecha

Furiosos ex colaboradores del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman estn cuestionando los procedimientos contables del fundador del grupo Chris Simcox.
in English

El Principito se encuentra asediado.

Chris Simcox, fundador y presidente del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman (Minuteman Civil Defense Corps, MCDC), está acostumbrado a defenderse contra la constante descarga de criticismo de los activistas de derechos humanos en el flanco izquierda de la política. Pero ahora Simcox también está siendo atacado desde la derecha, ya que importantes líderes anti-inmigración en todo el país lo critican acusándolo de ser un charlatán, un vendido y un traidor a su causa.

"Simcox parece no haberse dado cuenta que sus días de dinero fácil con Minuteman han llegado a su fin", expresa la líder del grupo de odio Coalición de California para la Reforma Inmigratoria (California Coalition for Immigration Reform) Barbara Coe.

Otros ex aliados que se han enlistado en contra de Simcox incluyen a Jim Gilchrist, cofundador del Proyecto Minuteman original con Simcox el año pasado; el líder del grupo de odio American Border Patrol Glenn Spencer; el antisemita y ex jefe del equipo de campo del MCDC Joe McCutchen; la fundadora de Estadounidenses para la Deportación Masiva (Americans for Mass Deportation) Liz DeMarco; y el líder del grupo de odio Salvemos Nuestro Estado (Save Our State) Joe Turner.

El punto crucial en torno al cual los propios partidarios de las ideas de Simcox se han puesto en su contra es su rechazo a rendir cuentas por los US$1.6 a US$1.8 millones en donaciones privadas que, según sus cálculos, ha recaudado el MCDC, incluyendo los US$600,000 para la "Cerca Fronteriza Minuteman", el objeto de una hábil campaña de recaudación de fondos con una meta establecida de $55 millones. Simcox ha prometido que el dinero recaudado en la campaña se utilizará en la construcción de una barrera de seguridad de alta tecnología a lo largo de 70 millas de tierras rancheras privadas en la frontera de Arizona. Las solicitaciones enviadas por correo masivo y los anuncios a color de plana completa del MCDC publicados en el periódico The Washington Times desde mediados de abril han publicitado a la Cerca Fronteriza Minuteman como una barrera "estilo israelí" "basada en las cercas utilizadas en Gaza y Cisjordania". Las ilustraciones para la recaudación de fondos muestran una zanja de 6 pies y rollos de alambre concertina respaldados por una cerca de malla de acero de 15 pies coronada con cámaras de seguridad a prueba de balas. Costo estimado: US$150 por pie.

La construcción empezó el fin de semana en que se celebrara el Día de los Caídos (Memorial Day) con gran fanfarria. Desde entonces, los voluntarios del MCDC han colocado un poco más de dos millas de alambre de púas de cinco hilos sujeto a postes de metal. Lo que han construido es una cerca para ganado estándar, cuyo costo aproximado es de US$1.50 por pie, o aproximadamente la centésima parte del costo de la barrera "estilo israelí" publicitada.

Hasta el momento, en otras palabras, la Cerca Fronteriza Minuteman no es gran cosa. "No detendría ni a un triciclo", publicó Glenn Spencer de la American Border Patrol en una reciente diatriba en internet. "Es vergonzoso que [Simcox] haya engañado a los estadounidenses de esta forma".

Simcox no respondió tres correos electrónicos y dos mensajes de correo de voz en los que se buscaba conseguir comentarios para esta historia. Pero en una declaración abierta para los medios de comunicación a finales de julio, él negó haber engañado a los donantes del MCDC. "La próxima sección [de la cerca] que se construya será la cerca completamente equipada de estilo israelí, cuya construcción empezará pronto", prometió. "Nuestro cronograma preciso dependerá de la resolución de unos cuantos problemas pendientes de ingeniería. NO dependerá de la hostilidad mal informada de aquéllos que buscan nuestro fracaso, o que desean causar controversia e incrementar las donaciones para sus organizaciones a punto de colapsar".

Simcox ha rechazado todas las solicitudes que le hicieran miembros y donantes actuales y pasados del MCDC, así como periodistas, para que divulgue algún registro financiero del MCDC. No declara dónde está el dinero, cuánto se ha gastado ni en qué se ha gastado, y arremete contra cualquiera dentro o fuera de su organización que se atreva a cuestionar su honestidad o autoridad. Gary Cole, ex director nacional de operaciones del MCDC, dijo que había sido despedido el verano pasado por "hacer demasiadas preguntas acerca del dinero". Dos simples preguntas
Su rechazo a cooperar puede constituir la ruina de Simcox. Según un artículo del 20 de julio del The Washington Times, un periódico derechista con una larga trayectoria de estridentes editoriales anti-inmigración e informes a favor de Minuteman, "Un número creciente de líderes y voluntarios del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman está cuestionando el paradero de cientos de miles, quizá millones, de dólares de donaciones recaudadas durante los últimos 15 meses, poniendo en tela de juicio la responsabilidad del líder de la organización".

El artículo también informó que "miembros [del MCDC] declararon que el dinero que se les prometió para alimentos, combustible, radios, computadoras, carpas, instrumentos de visión nocturna, binoculares, inodoros portátiles y otros equipos y suministros necesarios nunca llegó a las manos de los voluntarios que se han encargado de los puestos de observación".

El artículo del Washington Times se basó en parte sobre entrevistas con Cole y con el ex coordinador de campo de Minuteman Mike Gaddy, quien dijo que Simcox rechazó su oferta de pagar por un auditor con su propio dinero el año pasado, a fin de "responder a inquietudes crecientes entre los miembros con respecto a las finanzas del grupo".

"[Simcox] me dijo que lo que él hacía era problema suyo", aseguró Gaddy.

Cuando Simcox quería llegar a donadores potenciales del MCDC, publicaba anuncios en The Washington Times, ya que los activistas anti-inmigración -- sus colaboradores clave -- tienen un muy buen concepto del periódico. Por este motivo, no había forma en la que Simcox pudiera descartar las revelaciones hechas en el artículo del 20 de julio como acusaciones infundadas de los medios de comunicación liberales, como lo ha hecho con informes anteriores sobre las prácticas de recaudación de fondos de su organización.

Aun así, intentó controlar el daño con la siguiente respuesta al artículo de The Washington Times, publicada en la página web del MCDC: "Los críticos están obteniendo información falsa de personas descontentas que formaban parte del personal o que participaron en el equipo líder y a quienes se despidió por no cumplir con los estándares del MCDC. Por tanto, estos Minutemen despedidos no cuentan con un conocimiento real de las finanzas del MCDC".

El director editorial del Washington Times, Fran Coombs, contraatacó. "Chris Simcox y compañía pueden atacar a este periódico cuantas veces quieran, lo cual es irónico después de toda la cobertura que hemos dado a su organización y a su temática a través de los años", escribió Coombs en la página web del periódico. "Pero la historia no es acerca del The Washington Times. Es acerca del dinero que incontables ciudadanos estadounidenses aportaron de buena fe a los Minutemen porque creyeron en la causa de asegurar las fronteras de nuestra nación. Así que es hora de que [Simcox] deje las evasivas y empiece a contestar dos preguntas muy simples: ¿Dónde está el dinero? y ¿Cómo se está gastando?".

Simcox aún así se negó a responder. Y la ley no le exige revelar ninguna información financiera porque el Cuerpo de Defensa Civil Minuteman no está registrado como corporación sin fines lucro en el Servicio de Rentas Internas (Internal Revenue Service, IRS). El pasado mes de septiembre, Simcox declaró a los reporteros que se había presentado la solicitud. Sin embargo, la vocera del MCDC Connie Hair declaró para el periódico The Arizona Republic a inicios de agosto -- casi un año después -- que el grupo "planea reunir todos los requisitos para la presentación de la solicitud este mes", agregando que "los retrasos con el complejo trámite [han] retardado el proceso". (La página web del IRS contiene las instrucciones paso a paso para establecer una organización sin fines de lucro y brinda un número telefónico gratuito para realizar consultas.)

En su declaración a fines de julio, publicada la misma semana en la que se publicó la historia del The Washington Times, Simcox aseguró que "una compañía de recaudación de fondos de gran reputación y responsabilidad que se especializa en la administración de cuentas de organizaciones sin fines de lucro ha registrado, procesado y depositado todas las donaciones que se han recibido. Los fondos se encuentran depositados de forma segura y apropiada en una cuenta bancaria asegurada, están supervisados por un contador público certificado y un abogado, y son desembolsados por un depositario legal de documentos autorizado únicamente para gastos aprobados y facturados".

La compañía de contabilidad de "gran reputación y responsabilidad" que el MCDC contrató para manejar las donaciones es American Caging, Inc., una compañía con sede en Houston. Maureen Otis, presidente de American Caging, emitió una declaración confirmando que "desde el día en que se incorporó el MCDC, mi compañía ha actuado como contralor y depositario legal de documentos para el MCDC". Pero esa declaración no es suficiente para aliviar las inquietudes de los donantes del MCDC, ya que al parecer, American Caging tiene problemas para mantener en orden su propia contabilidad. La oficina del Contralor de Cuentas Públicas de Texas registra la situación de American Caging Inc. como "carente de un buen historial" debido a que "no ha cumplido con todos los requisitos fiscales del estado". (El cliente más importante de American Caging Inc. es la Alianza de la Declaración (Declaration Alliance), un consorcio derechista establecido por Alan Keyes en 1996 para ofrecer oposición al aborto legalizado y a los derechos civiles de los homosexuales. El MCDC está identificado en su página web como "un proyecto de la Alianza de la Declaración", lo cual lleva a los críticos de Simcox a especular que la Alianza de la Declaración puede estar recibiendo una gran tajada de las donaciones al MCDC.)

Las aseveraciones de Simcox sobre la regularidad financiera no disuadieron al comité editorial del The Washington Times de criticarlo severamente en la editorial del 25 de julio. "Como colaboradores del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman, fue para nosotros desalentador leer... acerca de los cuestionamientos y críticas a la administración de la organización de Chris Simcox", empezaba la editorial. "Lo cierto es que nadie, a excepción del Sr. Simcox, sabe cuánto dinero ha sido donado y en qué se ha utilizado. Hasta el momento, el Sr. Simcox no ha sido capaz de brindar una buena explicación, al menos una que se pueda verificar de forma independiente".

La editorial hizo un llamado de "transparencia" inmediata en las finanzas del MCDC. Pero ni aun así Simcox brindó acceso a sus libros. En lugar de ello, prometió que el MCDC divulgaría un informe financiero detallado antes del 15 de noviembre, según lo exige el IRS. Rastros de dinero
Mientras tanto, los registros financieros de Minuteman PAC, Inc., un comité de acción política formado este año y presidido por Simcox, ofrecen mayor entendimiento sobre las prioridades de Simcox con respecto a los gastos. Como entidad independiente del MCDC, Minuteman PAC, Inc. se encuentra registrada en la Comisión de Elecciones Federales (Federal Elections Commission, FEC) y por tanto la ley federal le exige presentar informes financieros periódicos, que están abiertos a la inspección pública. El primero de estos informes se publicó el 13 de julio y muestra que Minuteman PAC había recibido US$214,015 en donaciones hasta ese momento monto que sobrepasa ampliamente lo recaudado por el MCDC -- y había desembolsado US$97,076, dejando una cantidad en efectivo disponible de US$116,939.

Aunque la misión publicitada de Minuteman PAC es recaudar dinero para apoyar las campañas de los candidatos políticos que respaldan la misión de Minuteman, sólo había donado US$5,000 en campañas al momento en que debía presentar el informe a la FEC. La gran mayoría del dinero gastado por Minuteman PAC -- US$87,432 -- se empleó para cancelar cuentas por publicidad y recaudación de fondos vía correo directo.

Gilchrist y Simcox lucharon públicamente por el control y el tiempo de atención pública durante el Proyecto Minuteman original, cuando el estilo de liderazgo déspota de Simcox lo hizo acreedor al sarcástico sobrenombre de "El Principito". Pero, después que finalizara la operación de un mes de duración de la "patrulla fronteriza de ciudadanos" en Arizona el pasado mes de abril, los cofundadores parecían haber acordado una separación amigable y la repartición de los beneficios de las relaciones públicas. Gilchrist conservó el nombre del Proyecto Minuteman y anunció que estaba entregando las operaciones de "vigilancia fronteriza" a Simcox, quien las manejaría como presidente de un nuevo grupo, el Cuerpo de Defensa Civil Minuteman. Como cabeza del Proyecto Minuteman, Gilchrist dijo que se concentraría en presionar a los empleadores para que no contrataran inmigrantes ilegales, a lo cual denominó "vigilancia interna".

No queda claro cómo los cofundadores del Proyecto Minuteman dividieron las donaciones recibidas mientras estaba en desarrollo la operación de un mes; o si acaso se dividieron. Mike Gaddy, ex coordinador de campo del MCDC y ex presidente de su cabildo en Nuevo México, declaró para Intelligence Report que Simcox se quedó con la mayor parte, si no es todo, del dinero.

Gaddy, quien trabajó hombro a hombro con Simcox durante el Proyecto Minuteman original, dijo que la intensa cobertura nacional de la operación por los medios de comunicación atrajo decenas de miles de dólares en pequeñas donaciones a las oficinas del Tombstone Tumbleweed, un periódico que en ese entonces era propiedad de Simcox. (El ex coordinador nacional del MCDC Gary Cole empleó el mismo cálculo de "decenas de miles" en el artículo del The Washington Times). Gaddy declaró que algunos cheques se emitían a nombre de Simcox, y que otros a nombre de Gilchrist.

"Le pregunté a Chris cómo se estaban manejando las donaciones. Dijo que todos los cheques y donaciones dirigidos a Gilchrist se separaban para entregárselos a él. En esa época, le creí", expresa Gaddy. "Más adelante, pregunté a algunas personas que estaban trabajando en la oficina del Tumbleweed sobre cómo se estaban rindiendo cuentas de las donaciones. Me dijeron que sin importar a quién estuvieran dirigidas las donaciones, todas iban a una misma cuenta: la cuenta que le pertenecía a Simcox".

Gilchrist versus Simcox
Gilchrist y Simcox se dirigen ahora a una confrontación cerca de las calles de Laredo.

Dos días después de la publicación del artículo del The Washington Times, Gilchrist hizo circular la siguiente declaración: "El Cuerpo de Defensa Civil Minuteman no representa a todos los Minutemen de los Estados Unidos ni representa al Proyecto Minuteman cuyo único fundador es Jim Gilchrist. El Proyecto Minuteman no tiene ningún acuerdo comercial con el Cuerpo de Defensa Civil Minuteman, cuyo presidente es Chris Simcox".

Después de marcar su distancia con respecto a Simcox, Gilchrist anunció que estaba retornando al campo de la vigilancia fronteriza con "Operación Soberanía" (Operation Sovereignty), publicitada en su sitio web como "una vigilia de observación y entrega de informes a lo largo de la frontera de los Estados Unidos y México en el área de Laredo, Texas, que empezaría el 11 de septiembre y continuaría hasta el día de las elecciones federales, el 7 de noviembre".

Los socios de Gilchrist en la Operación Soberanía, de acuerdo a este sitio web, son la American Border Patrol de Glenn Spencer y los Minutemen de Texas, una variante indeseable de Minuteman que no está afiliado con Simcox. Ambos grupos son estimulados por una ideología mucho más radical de lo que Gilchrist ha avalado en el pasado. El Centro de Leyes para la Pobreza en el Sur (Southern Poverty Law Center) se ha referido a la American Border Patrol durante mucho tiempo como un grupo de odio anti-mexicano. Y los líderes de los Minutemen de Texas declararon en junio para una asociación de Jóvenes Republicanos que se debería permitir que los rancheros disparen a los "mexicanos enfermos" que intentan cruzar la frontera, en virtud del mismo acuerdo internacional que les permite disparar al ganado enfermo. Gilchrist parece estar volviéndose más radical como parte de su estrategia general para deshacerse del apoyo del MCDC, y establecerse como el líder único y verdadero de los Minutemen.

Enfurecido por la intrusión de Gilchrist en este territorio, Simcox se apresuró a enviar la siguiente perorata el 8 de agosto en un correo electrónico masivo a los miembros y donantes del MCDC: "El 'fundador' del Proyecto Minuteman Jim Gilchrist está a punto de liderar a su banda de voluntarios al matadero en el área de Laredo a partir del 11 de septiembre. El MCDC no condena este plan suicida de Gilchrist. Es imperativo que todos los voluntarios del MCDC permanezcan alejados de este desastroso circo callejero que se está desarrollando". Al mismo tiempo, Simcox anunció que el 1 de octubre comenzaría una nueva operación de vigilancia fronteriza del MCDC "a todo lo largo de la frontera sureña", así como operaciones cerca de Laredo. "Contamos con equipos nuevos y con numerosos voluntarios nuevos, pero debemos permanecer unidos al MCDC y alejados de los radicales Minutemen de Texas de Gilchrist y de la American Border Patrol de Glenn Spencer", escribió. "Sólo nos queda rezar por ellos y esperar que no se autodestruyan, que no sean los causantes de alguna muerte y que en última instancia no mancillen al movimiento Minuteman. E incluso si logran hacerlo, nos sobrepondremos manteniendo nuestro plan de estrategia racional".

El fundador de Salvemos Nuestro Estado, Joe Turner, se unió entonces a la discusión al lado de Gilchrist. "[Este ataque en contra de Gilchrist] proviene del mismo individuo que ha recaudado posiblemente cientos de miles de dólares (nadie sabe y Simcox no va a hablar al respecto) para construir una cerca fronteriza estilo israelí, cuando, a la fecha, semanas después de su anuncio, no se ha construido ni un solo pie de cerca fronteriza estilo israelí. Colocar una cerca de alambre de púas para ganado no es tan costoso, y no detiene a los inmigrantes ilegales", escribió Turner en una declaración para los miembros de Salvemos Nuestro Estado. "Simcox era un don nadie hasta que Gilchrist lo hizo 'alguien'. ¿Y ésta es la forma en que se lo retribuye?".

Turner concluyó, "Que Dios bendiga a Jim Gilchrist, al Proyecto Minuteman y a sus esfuerzos conjuntos con los Minutemen de Texas y la American Border Patrol este otoño". Un modesto salario
En medio de todo este derramamiento de sangre virtual, la incesante recaudación de fondos del MCDC ha continuado. En una carta con fecha del 28 de julio que se envió a decenas de miles de donantes pasados del MCDC a nivel nacional, Simcox escribió: "Queridos amigos, les escribo hoy desde la ardiente y polvorienta frontera de Arizona. Como ustedes saben, empezamos con la construcción de la 'Cerca Fronteriza Minuteman' durante el fin de semana del Día de los Caídos. Y permítanme decirles, la gente 'a favor de la inmigración ilegal' estaba muy descontenta al respecto".

La carta continuaba, "Nosotros permaneceremos aquí y continuaremos construyendo esta cerca hasta que terminemos el trabajo, ¡y lo hayamos terminado bien!". Luego introdujo un tono sombrío: "El abrasante verano ha llevado al límite el vigor de nuestros valientes Minutemen. Así que si ustedes están tan orgullosos como yo de los patriotas civiles que están construyendo nuestra 'Cerca Fronteriza Minuteman', ¿podría considerar enviar un obsequio de US$20 hoy? Y si usted está en posición de enviar una contribución mayor, podremos cubrir aun más millas fronterizas".

A diferencia de solicitaciones previas para la Cerca Fronteriza Minuteman, no se hizo mención de ningún diseño "estilo israelí", dejando a la imaginación de los receptores la naturaleza real de la cerca que "nuestros valientes Minutemen" están construyendo con tanto esfuerzo, milla tras intensa milla. Esta omisión de las especificaciones del diseño puede haber sido producto del consejo que Simcox recibió de Diener Consultants, una de las máquinas derechistas de consultoría y recaudación de fondos más grandes del país. Aproximadamente en la misma época en la que Simcox se separó de Gilchrist para formar el MCDC, contrató a Diener, con sede en Chicago y dirigida por Phillip Sheldon, hijo del fundador de la Coalición de Valores Tradicionales (Traditional Values Coalition) y mordaz censurador de los homosexuales, el Reverendo Louis Sheldon.

El joven Sheldon es conocido por manejar el mórbido acuerdo mediante el cual Response Unlimited, una firma de publicidad por correo directo, obtuviera una lista de donantes para el fondo legal de Terry Schiavo por parte de los padres de esta mujer en estado vegetal varios días antes a su fallecimiento en marzo de 2005. En meses anteriores durante ese año, Response Unlimited -- "la mejor y más completa fuente de listas de distribución para remitentes de envíos publicitarios y televendedores conservadores y cristianos del país" -- había puesto en venta una lista de 61,000 donantes del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman a un precio de US$120 por cada mil nombres. "Estos donantes comprenden que una frontera porosa constituye potencialmente un acceso libre para la infiltración de drogas ilegales y terroristas hacia nuestro país", declara Response Unlimited en su presentación publicitaria. "Se espera que los números aumenten rápidamente en el curso de los próximos meses".

Simcox se ha negado a revelar cuánto le está pagando Response Unlimited al MCDC a cambio de sus listas de donantes o cuánto le está pagando el MCDC a Diener Consultants para que siga intentando extender esa lista de donantes. Pero Simcox ha contestado una pregunta insistente -- aquélla sobre la cantidad que ha tomado para sí de los fondos del MCDC.

Hasta el momento, declaró el pasado mes de julio, ni un centavo.

"No soy asalariado del MCDC", dijo. "En vista de estos ataques malintencionados, por esta única y última vez, revelaré información personal para responder a las críticas. ... Mi fuente de ingresos actual está formada por los honorarios que he recibido de organizaciones que han solicitado mis servicios de orador. También obtuve dinero al vender la historia de mi vida para una película que pronto empezará a producirse. Incluso con ambas fuentes de ingresos combinadas, he obtenido justo el dinero necesario para mantenerme a flote. El resto de mis gastos de manutención los cubre mi devota y dedicada esposa, quien comparte mi pasión por la misión del MCDC".

Luego Simcox manifestó, "Sí preveo una necesidad de solicitar un modesto salario el próximo año a fin de mantener mi papel de presidente del MCDC. Si la junta y los directores nacionales no están de acuerdo, entonces será necesario que abandone la organización y regrese a la enseñanza [Simcox solía ser profesor de escuela privada]. ¡O puede que tenga que conseguir un trabajo en Wal-Mart o Home Depot!".

La posición de Simcox el próximo año con respecto al movimiento que lo hizo famoso -- si acaso no acaudalado, como asegura -- parece ser muy incierta. Por el momento, él continúa actuando como si mirara hacia abajo desde lo alto, dignándose ocasionalmente a responder a las críticas del gentío. Pero si las cuentas del MCDC no cuadran en una auditoría contable pública antes de la fecha límite del 15 de noviembre, es posible que el castillo del Principito se derrumbe.

También contribuyen: Susy Buchanan y Janet Smith.