Intelligence Report

Cortina de Humo

Los activistas aseguran que existe un movimento anti-inmigracin negro que est ganando fuerza. Pero Parece ser en gran parte obra de gente blanca.

in English

LAS VEGAS, Nevada -- Terry Anderson se encuentra en un escenario en Las Vegas, contando una fábula acerca de un burro en un puente.

"Todos están haciendo lo posible por persuadir [al burro] con azúcar y zanahorias, pero el burro no se mueve. Un hombre se acerca y dice, 'Tienen que ser amables'. El otro hombre dice, 'Muéstreme cómo'. Así que el [primer] hombre recoge un madero de dos por cuatro pulgadas de grosor y golpea al burro en la cabeza. El burro se levanta y se va. El otro hombre dice, 'Pero usted dijo que fuéramos amables', a lo que el hombre contesta, 'Sí, pero tienen que llamar su atención'".

En la mente de Anderson, el puente es Estados Unidos y el burro representa a los millones de mexicanos que necesitan un golpe en la cabeza, no que les ofrezcan el azúcar y las zanahorias de los programas para trabajadores invitados y rutas meritorias para obtener la ciudadanía. Enfurecido por los congresistas que respaldan dichos programas, declara, "Las esposas de ninguno de ellos han pasado caminando cerca de un edificio en obras donde las haya hostigado algún mexicano agarrándose la entrepierna, y usualmente una entrepierna pequeña".

Es el segundo día de la segunda conferencia anual "Unidos para la lucha", una reunión de partidarios anti-inmigración de línea dura realizada durante el fin de semana en el que se celebra el Día de los Caídos (Memorial Day). Horas antes, mientras orador tras orador pronunciaba peroratas venenosas acerca de los invasores mexicanos, Reconquista y Aztlán (teorías de conspiración sobre supuestos planes mexicanos para reconquistar el sudoeste de los Estados Unidos), Anderson permanecía sentado con su esposa en las sombras de la última fila del auditorio del Cashman Center. Pero ahora que ha llegado su turno al micrófono, el regordete orador con corbatín enardece a su audiencia de aproximadamente 200 personas, en su mayoría conformada por hombres blancos de mediana y avanzada edad, quienes aplauden con más fervor, permanecen parados por más tiempo y silban con más fuerza por Anderson que por cualquier otro orador en la agenda. Esto puede tener algo que ver con el hecho de que Anderson es uno de apenas un puñado de afroamericanos en esta conferencia de asistencia predominantemente blanca, además de ser el único orador negro. El mensaje implícito de su presencia y de la entusiasta recepción es muy claro: "¿Cómo podríamos nosotros ser racistas? Nuestro adorado orador clave es negro".

En meses recientes, Anderson y un grupo muy pequeño de otros activistas anti-inmigración afroamericanos, entre quienes destaca el activista de larga trayectoria por los derechos de quienes viven en las calles de Los Ángeles Ted Hayes (consulte las entrevistas con ambos hombres), se han convertido en portavoces de una campaña organizada y financiada por líderes anti-inmigración blancos. La campaña está orientada a convertir a los afroamericanos a su causa y, de forma simultánea, a proporcionarle a los grupos como el Proyecto Minuteman y la Federación para la Reforma Inmigratoria en los Estados Unidos (Federation for American Immigration Reform, FAIR) protección contra acusaciones de racismo.

Más allá de colocar un rostro negro en el centro de la atención tan frecuentemente como fuese posible en mítines y convenciones como Unidos para la lucha, este esfuerzo también incluye el nuevo grupo testaferro de la FAIR, Opte por Estados Unidos Negro (Choose Black America), una supuesta coalición a nivel nacional de líderes comerciales y comunitarios negros que difunde el mensaje de que "la inmigración ilegal en masa ha sido el impedimento más grande que ha tenido el desarrollo negro en este país durante los últimos 25 años".

"El peligro en este caso es que [los activistas negros] estén siendo cooptados por un grupo que posiblemente no tiene en mente los mejores intereses de la comunidad afroamericana", declara Shayla Nunnally, una catedrática afroamericana de la Universidad de Connecticut y coautora de un estudio de la Universidad de Duke sobre el comportamiento de los inmigrantes latinos con respecto a los negros. "Nuevamente se trata de minorías que luchan contra minorías, mientras se deja de lado la lucha contra la opresión general".

Extraños aliados

Se percibe a Terry Anderson como un fervoroso creyente del antiguo proverbio árabe, "El enemigo de mi enemigo es mi amigo"; incluso si ese amigo se parece mucho a un supremacista blanco.

En Las Vegas, Anderson comparte el podio con Rick Oltman quien, además de ser el coordinador regional de la FAIR para los estados del oeste, ha declamado en numerosos eventos importantes organizados por el Consejo de Ciudadanos Conservadores (Council of Conservative Citizens, CCC) de supremacía blanca y a quien el CCC señaló como miembro en 1998. Durante su discurso, Oltman mencionó el nombre de Brenda Walker, colaboradora regular del sitio web racista VDARE.com quien, entre otras cosas, ha descrito a los refugiados hmong que residen en los Estados Unidos como "polígamos drogadictos".

Los comentarios de Oltman son sosegados en comparación con la diatriba de Anderson, una perorata en la que brama acerca de las escuelas públicas que están siendo "infectadas con niños extranjeros ilegales que son ignorantes y estúpidos en dos idiomas". Anderson también encabeza un tributo póstumo a Madeleine Cosman, una abogada que fue una figura popular en el circuito de discursos denigrantes en contra de los inmigrantes hasta su muerte el pasado mes de marzo. En la cumbre de Las Vegas, Anderson elogia el legado de Cosman, luego introduce la presentación del pseudodocumental "Extranjeros ilegales y la salud de los Estados Unidos", que expone la aseveración alarmista de Cosman de que los inmigrantes mexicanos están diseminando el dengue, el síndrome de Kawasaki y distintas enfermedades de transmisión sexual, especialmente a sus numerosas supuestas víctimas de violación. Declamando desde el más allá, Cosman expresa, "La mayoría de estos bastardos abusan de niñas de menos de 12 años, aunque algunos se especializan en varones, y algunos en monjas".

Cuatro meses antes de que falleciera, estuvo como invitada en "The Terry Anderson Show", el púlpito radial de los domingos por la noche desde el que Anderson predica sobre la necesidad de que los afroamericanos se enfurezcan acerca de la inmigración ilegal, escuchen a "expertos" blancos como Cosman, y unan fuerzas con grupos como el Proyecto Minuteman y la FAIR. Esencialmente, Anderson desea clausurar la frontera y a la vez destruir las barreras entre los negros urbanos, los de la clase trabajadora y los blancos de extrema derecha, por lo menos hasta que el país esté purgado de inmigrantes ilegales, quienes tanto él como Ted Hayes aseguran que representan una amenaza mucho mayor para los afroamericanos que los blancos racistas.

De acuerdo con las explicaciones de Anderson, los afroamericanos simplemente no tienen otra opción: "Si no solucionamos este asunto y dejamos otros problemas de lado, entonces estamos perdidos", declara en una entrevista para Intelligence Report.

Mientras que el objetivo declarado de Anderson es reunir a un grupo de seguidores negros, no era conocido entre la mayoría de afroamericanos fuera de California, donde reside en el área de South Central de Los Ángeles, hasta que se afilió con los líderes blancos del Proyecto Minuteman. Según su propia descripción, la mayor parte de los radioescuchas de su programa radial a nivel nacional son blancos. Anderson llega a más afroamericanos con sus frecuentes apariciones en "Urban Policy Roundtable", un programa de televisión semanal en California presentado por el columnista afroamericano Earl Ofari Hutchinson, que con su propio programa.

"Soy el único que realmente le ha brindado una plataforma a Terry para venir y hablar acerca de estos problemas con una audiencia negra", expresa Hutchinson. "Así que no puede acudir a nadie más, sólo a hombres blancos".

Hombres blancos son los que han exhibido a Anderson por todo el país el año pasado, financiando sus presentaciones en la convención Unidos para la lucha en Las Vegas, una cumbre del Proyecto Minuteman en Arlington Heights, Illinois, y un mitin en Capitol Hill donde Anderson enardeció a la multitud en preparación para el partidario anti-inmigración de línea dura y Representante estadounidense Tom Tancredo (Republicano por Colorado), entre otros eventos. Cuando los dirigentes de la FAIR, dominada por blancos, necesitaron representantes negros para su grupo testaferro, supieron que Anderson era el indicado. Se enlistó como miembro fundador de Opte por Estados Unidos Negro (Choose Black America, CBA), junto con otros 10 activistas, académicos, representantes del clero y empresarios.

La formación de CBA se anunció en una conferencia de prensa patrocinada por la FAIR el pasado mes de mayo en el Club Nacional de Prensa en Washington, D.C. Hasta la fecha, esa conferencia de prensa es la única acción verificable de CBA. Por lo demás, parece sólo existir como un sitio web y una estratagema de relaciones públicas.

"Sólo llevaron a afroamericanos para presentar un rostro negro de su lado", expresa Hutchinson, quien, a diferencia de Anderson y Hayes, rechazó la oferta para unirse a CBA. "Estos afroamericanos no tienen ninguna otra función. [FAIR] obtuvo lo que quería, así que ¿para qué organizarían reuniones [de CBA]? ¿Para qué crearían una organización? Estos individuos están afiliados a un nivel tan superficial, ¿qué clase de organización formarían a partir de algo así?".


Black activist Terry Anderson shared the podium in Las Vegas with Rick Oltman (above), who at other moments gave similar speeches to a white supremacist group.
(Todd Bigelow)

Intercambio justo

CBA se publicita como una "coalición de líderes comerciales, académicos y comunitarios" que creen que "Los afroamericanos, en particular, han perdido oportunidades económicas, han visto las escuelas de sus hijos inundarse con estudiantes que no hablan inglés, y se han visto afectados por el daño socioeconómico de la inmigración ilegal más severamente que cualquier otro grupo". Se describe como una organización popular, pero sus orígenes están muy poco relacionados con la comunidad. En letras diminutas al pie de la página principal del sitio web de CBA se puede leer: "Un proyecto de la FAIR".

No se trata de una nueva táctica para la organización anti-inmigración más conocida de los Estados Unidos. Otros grupos testaferro similares establecidos por la FAIR incluyen la Coalición para el Futuro del Trabajador Estadounidense (Coalition for the Future of the American Worker), que asegura ser una coalición de grupos de obreros, y Ustedes No Hablan por Mí (You Don't Speak for Me), "Voces latinoestadounidenses en contra de la inmigración ilegal", la versión hispana de CBA.

Aunque critica a CBA, Earl Ofari Hutchinson no defiende las fronteras abiertas. En repetidas ocasiones este año, en su columna en Pasadena Weekly, Hutchinson ha escrito sobre la frustración negra con respecto a la inmigración ilegal e incluso ha advertido sobre los posibles peligros que la inmigración latina representa para los afroamericanos. "El repunte de la fuerza votante latina y la posibilidad de que los demócratas y republicanos puedan ganar más votantes a partir del creciente número de inmigrantes legales e ilegales llega en un mal momento para los políticos negros", escribió Hutchinson el pasado mes de abril, aproximadamente un mes antes de la conferencia de prensa de CBA.

Hutchinson declara para Intelligence Report que poco después de que se publicara la columna, la FAIR ofreció transportarlo en avión a D.C. y hospedarlo en un buen hotel si aceptaba participar de la conferencia de prensa, posar para una foto, y estar de acuerdo con ser identificado como miembro fundador de CBA. Hutchinson se negó. "Asumieron que esencialmente yo estaba en su equipo, y que sería un defensor efectivo de su punto de vista como vocero afroamericano", expresa Hutchinson. Él rechazó la oferta, dice, por los vínculos de la FAIR con grupos de supremacía blanca y porque no quería verse asociado con los comportamientos anti-multiculturales del fundador de la FAIR John Tanton, quien escribió lo siguiente acerca de la inmigración no-blanca en 1986: "¿Acaso la mayoría actual entregaría de forma pacífica su poder político a un grupo que simplemente es más fértil? ... Mientras los Blancos ven el declive de su poder y control sobre sus vidas, ¿acaso simplemente se rendirán? ¿O se producirá una explosión?".

Terry Anderson no desconfía de Tanton de esa manera. De hecho, los registros indican que Anderson ha recibido más de US$10,000 de la organización de Tanton U.S. Inc. para financiar su programa radial. "Conozco a John Tanton. Me he reunido con él en numerosas ocasiones", declara Anderson para Intelligence Report. "Lo que una persona haga frente a ti y lo que haga a tus espaldas siempre van a ser dos cosas distintas. Sólo sé que él ha fundado una organización que está en el primer plano de este problema y que sin ellos estaríamos mucho peor. ... Si Tanton es un racista y asevera que la inmigración ilegal no es buena para este país, ¿acaso su declaración pasa a ser falsa? No."

La coalición de los dispuestos

Se entrevistaron a cinco de los 11 miembros fundadores de CBA para este artículo. A excepción de uno, todos dijeron que no tenían idean de quiénes eran los otros individuos de su "coalición" antes de llegar a D.C. para la conferencia de prensa. James Clingman, columnista y empresario de Cincinnati, dijo que si hubiera sabido, nunca habría asistido. "Opte por Estados Unidos Negro sólo fue el título bajo el cual se llevó a cabo la conferencia de prensa", asegura Clingman, quien escribe sobre economía. "Existen personas involucradas [en CBA] cuya posición es diametralmente opuesta a la mía, como por ejemplo [el cristiano evangélico de extrema derecha] Jesse Lee Peterson y aquellos otros dizque líderes negros neoconservadores.

Clingman asegura que a excepción de su amigo personal, Claud Anderson, no ha mantenido comunicación alguna con ninguno de los otros fundadores de CBA o con la FAIR desde la conferencia de prensa. Según el resto de los fundadores de CBA entrevistados, no se han organizado reuniones, ni se han realizado llamadas telefónicas ni ningún otro tipo de procedimientos organizacionales desde mayo.

El presidente de CBA es identificado en materiales de prensa como Frank Morris, el mismo miembro de muchos años de la FAIR quien en 2004 postuló a la junta directiva de Sierra Club como parte de un intento, bien organizado pero en última instancia frustrado, de convertir a la matriz medioambiental en una organización anti-inmigración. Morris no devolvió tres llamadas que se hicieron intentando conseguir comentarios para esta historia.

Un propósito primordial de la FAIR al crear CBA ha sido convencer a los afroamericanos de que los inmigrantes latinos se apoderarán de sus puestos de trabajo o que reducirán sus sueldos de forma significativa, a pesar de la evidencia preponderante que demuestra lo contrario. Incluso un estudio del economista de Harvard George Borjas, ampliamente considerado un aliado por las fuerzas anti-inmigración, sólo mostró un efecto de reducción de salarios (y uno modesto) para los trabajadores menos capacitados y menos educados, y muchos otros estudiosos ponen en tela de juicio ese hallazgo. Un nuevo estudio de la organización independiente Pew Hispanic Center no halló "ninguna relación aparente entre el crecimiento del número de trabajadores extranjeros con menos educación y las consecuencias para el empleo de los trabajadores nativos con los mismos niveles bajos de educación".

Pero tales investigaciones no disuaden la opinión del miembro fundador de CBA, Claud Anderson. El presidente de PowerNomics, una corporación de promoción inmobiliaria en áreas urbano marginales, reconoce que asistió a la conferencia de prensa sin conocimiento alguno acerca de la FAIR, pero asegura haberse convertido en un ferviente colaborador de la FAIR después de la misma. El grupo, declara, está desarrollando la agenda indicada. "Tenemos un liderazgo negro tonto e ingenuo que no entiende que esas personas [los inmigrantes latinos] no están aquí para llevarse bien con los afroamericanos. Han venido para competir con los afroamericanos".

Cuando se le preguntó lo que el gobierno debía hacer con respecto a los 12 millones de inmigrantes ilegales que se estima viven actualmente en los Estados Unidos, Claud Anderson declaró para Intelligence Report: "Subirlos a un bote y enviarlos de regreso".


An almost entirely white audience erupted in cheers when black anti-immigration activist Terry Anderson denounced Mexican immigrants. Black speakers are extremely popular at such events because, critics say, they provide window dressing for an overwhelmingly white movement.
(Todd Bigelow)

'Tú no eres negro'

La FAIR no es la única organización que está tratando de pintar de negro el rostro del movimiento anti-inmigración. El Cuerpo de Defensa Civil Minuteman (Minuteman Civil Defense Corps), consulte Conmoción en la Derecha, un producto derivado de la "patrulla fronteriza de ciudadanos" del Proyecto Minuteman original, se identifica actualmente como "un proyecto de la Alianza de la Declaración (Declaration Alliance)", un consorcio de derecha liderado por el ultraconservador afroamericano Alan Keyes, mejor conocido por sus numerosas postulaciones fallidas al Senado y la presidencia de los Estados Unidos por el partido republicano. En la actualidad, Keyes declama en eventos del Cuerpo de Defensa Civil Minuteman usando un sombrero vaquero de color negro.

Además, cuando el cofundador del Proyecto Minuteman, Jim Gilchrist, envió a la caravana de su grupo a cruzar el país hasta Washington, D.C., el pasado 3 de mayo, eligió Leimert Park, un vecindario de Los Ángeles de mayoría afroamericana, como el punto para la realización del mitin de la caravana. Gilchrist trajo al Reverendo Jesse Lee Peterson, cabeza afroamericana de la organización cristiana fundamentalista de derecha Hermandad para un Nuevo Destino (Brotherhood Organization for a New Destiny), junto con Ted Hayes, el defensor negro que aboga por quienes viven en las calles, para respaldarlo.

Se suponía que el mitin debía ser una invitación para el apostolado de Minuteman, pero no alcanzó la bendición. Enfrentado con docenas de afroamericanos acusando a Gilchrist de racista y etiquetando a sus asociados negros de "Sambos", Gilchrist cambió su cara amistosa. "Minutemen, defiendan sus puestos", ladró. Luego, refiriéndose al hombre que lideraba las consignas en contra de sus seguidores, Gilchrist agregó, "Si lo que quiere es guerra, pues comencemos aquí", según el periódico Los Angeles Times.

"Los confrontamos y los echamos de nuestra comunidad con todo y su sinsentido racista", expresa Najee Ali, presidente de la organización de derechos civiles islámica H.O.P.E. en Los Ángeles. "Quisimos hacerles saber que no son bienvenidos en nuestra comunidad y que nos ofendió que la hubieran elegido como punto de partida".

La confrontación de Ali con los Minutemen en el mes de mayo no fue ni la primera ni la última. Durante todo el verano, Ali fue el anfitrión de una serie de foros sobre las relaciones entre las comunidades latinas y negras. Fueron parcialmente patrocinados por la Alianza de Liderazgo Latino y Afroamericano (Latino and African American Leadership Alliance), que tiene como copresidentes a Ali, al Reverendo Al Sharpton y a Christine Chavez, nieta del activista sindicalista César Chavez. Se hicieron presentes Minutemen tanto negros como blancos para hostigar a los miembros del panel —incluyendo el asambleísta del estado de California y los miembros del Concejo de la Ciudad de Los Ángeles— y para intimidar a la audiencia.

"Al comienzo no entendía por qué estaban ahí", expresa Anike Tourse, panelista en uno de los foros de Ali representando a la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles). "El panel no trataba sobre inmigración, sino de las relaciones entre negros y latinos. Pero se aseguraron de que [la inmigración] se trajera a colación".

Tourse señaló que durante su presentación los Minutemen se ubicaron en los asientos de las primeras filas emitiendo ruidos molestos y armando "tremenda escena".

Uno de los Minutemen negros, agrega la panelista Xiomara Corpeno, "se dirigió a Ali y le dijo, 'Vendiste a tu gente. Tú no representas a la gente de color. Tú no eres negro'".

Sin embargo, evidencias contundentes muestran que los Minutemen negros no representan a la opinión afroamericana general en cuanto al tema de la inmigración. Varias encuestas importantes muestran que la mayoría de afroamericanos favorecen el proyecto de ley Kennedy-McCain del Senado estadounidense, que permitiría a muchos trabajadores indocumentados permanecer en los Estados Unidos y con el tiempo obtener la ciudadanía. La mayor parte de los principales grupos de derechos civiles, incluyendo la Asociación Nacional para el Progreso de Personas de Color (National Association for the Advancement of Colored People, NAACP) y la Liga Urbana (Urban League), han salido en defensa de los inmigrantes latinos. Los centros de educación superior y universidades históricamente negros han empezado una agresiva campaña de reclutamiento de latinos, quienes cuentan con una tasa de graduados de la escuela secundaria de 86%, según un estudio reciente del Pew Hispanic Center.

Sheila Jackson Lee, una congresista afroamericana de Texas, ha denominado al movimiento de los derechos de los inmigrantes como "el problema de los derechos civiles de nuestros tiempos".

Pero para Ted Hayes, no es eso. Es "la amenaza más grande para los ciudadanos de color de los Estados Unidos desde la esclavitud".

Peones en su partida

Alto y desgarbado, Hayes viste túnicas y lleva una melena de rastas bajo un kufi africano. Alrededor del cuello lleva colgado un pentagrama hebreo israelita negro. Hayes era defensor del poder negro a comienzos de los años 80, antes de convertirse en activista por los derechos de los que no tienen hogar, y no se lo oirá respaldando a los sitios web de supremacía blanca. Pero se considera un Minuteman, y ha nombrado a su propio grupo anti-inmigración, derivado del proyecto Minuteman, Crispus Attucks Brigade, en honor a un hombre negro que fue el primero en ser asesinado durante la Masacre de Boston llevada a cabo por la Gran Bretaña de la época colonial.

Y eso lo llevó a presenciar un mitin reciente y marchar lado a lado con una mujer llamada Barbara Coe, fundadora y líder de la Coalición de California para la Reforma Inmigratoria (California Coalition for Immigration Reform). Coe, expresa Hayes con entusiasmo, es "una gran dama".

Coe también es miembro autoproclamada y reiterada oradora invitada del Consejo de Ciudadanos Conservadores (CCC), un grupo de supremacía blanca que ha descrito a los negros como "una especie retrógrada de la humanidad" y comparó en una ocasión al cantante pop Michael Jackson con un chimpancé.

"Eso demuestra la ignorancia de Ted", afirma Najee Ali, agregando que Hayes "carece de seguidores" en la comunidad negra. "Se alió para ser usado como peón".

Hutchinson agrega: "Ted y Terry no cuentan con seguidores que no estén relacionados al tema de la inmigración. No tienen ni uno. Se los considera, aquí en Los Ángeles, una burla".

Pero en el mundo del movimiento nacional anti-inmigración, Anderson y Hayes son jugadores importantes. El veneno que escupen sobre los mexicanos tiene el mismo tono incendiario que la retórica con la que algunos nacionalistas negros y líderes de la organización Nación del Islam (Nation of Islam) se dirigieron a los blancos en el pasado. En la actualidad, los activistas negros como Anderson y Hayes están usando el mismo tono acusador y provocativo para atormentar a alguien de su propio tamaño: los latinos, quienes de acuerdo al último censo acaban de sobrepasar a los negros como la minoría más numerosa de los Estados Unidos. Aseguran que ahora son los hispanos quienes están oprimiendo a las comunidades negras, al causar la reducción de salarios, al aceptar empleos y al asesinar negros en las calles, escuelas y cárceles. Terry Anderson explica, "El 'hombre blanco' contra el que estamos luchando son los mexicanos".

En el escenario en Las Vegas, Anderson perdona a toda la raza blanca en nombre de los otros cuatro hombres negros en la audiencia. "Los hombres blancos no siempre fueron justos con mi gente. Pero nosotros perdonamos y olvidamos". Luego llama a los latinos "las personas más racistas que he visto en mi vida" y empieza a burlarse de la idea de que los "mexicanos realizan los trabajos que los estadounidenses no quieren aceptar", nombrando una lista de trabajos de obrero que él realizaría con gusto: colocación de tablarroca, reparación de tejados, limpieza de autos. "Incluso cosecharía algodón", expresa. Luego se calla por un instante, al darse cuenta de lo que acaba de decir. "¡No, no cosecharía algodón!".

La audiencia ríe en aprobación de la oratoria jovial de Anderson. Éste finaliza con la popular frase de llamado y respuesta en el dialecto del área de South Central de Los Ángeles, que identifica a su programa radial: "Si no estás molesto..."

La audiencia, bien entrenada en el seguimiento de este hombre negro, grita al unísono: "¡Entonces no estás prestando atención!".

Anderson baja del escenario para encontrarse con una ovación de pie que lo aclama, y camina por el pasillo chocando las palmas de sus seguidores a su paso. Ubica a su esposa entre la multitud, aún sentada en la oscuridad de la última fila, y regresa a su asiento en las sombras.