Skip to main content
The Intelligence Report is the SPLC's award-winning magazine. Subscribe here for a print copy.

Bajo la Máscara

El Centro de estudios de Inmigración dice que es un grupo de expertos "independientes" que busca expandir sus conocimientos. Es más que eso.

En octubre pasado, mientras Estados Unidos estaba siendo enturbiada por la disolución de las hipotecas de alto riesgo que llevó a la crisis financiera actual, el
director ejecutivo de uno de los grupos de expertos con mayor influencia de la nación estaba con humor para chistes.

Poco después de la quiebra del Washington Mutual Bank,
Mark Krikorian encontró un comunicado de prensa emitido meses antes por el banco, en el cual se celebraba su inclusión en una lista de las "élites de la Diversidad
Comercial", compilada por la revista Hispanic Business. Krikorian publicó el comunicado en el conservador National Review Online, donde él escribe de vez en cuando, con su
propio titular burlón: "¿Causa y efecto?"

Krikorian sin duda consideró su publicación un chiste. Pero para muchos, el intento del líder del Center for Immigration Studies
(Centro de estudios de inmigración - CIS), con sede en Washington, D.C., de sugerir un vínculo entre la meta del Washington Mutual de abrir sus filas a latinos y su
fallecimiento decía mucho sobre la naturaleza del CIS y su investigación prolífica. Aunque el grupo de expertos se proclama como una organización "independiente" con una
visión "a favor de los inmigrantes", aunque de "inmigración reducida", la realidad es que el CIS nunca ha encontrado un aspecto de la inmigración que sea de su agrado.

Existe una razón para eso. Aunque usted nunca se enteraría de eso leyendo sus materiales, el CIS fue creado en 1985 por un oftalmólogo de Michigan llamado John Tanton,
hombre conocido por sus declaraciones racistas sobre los latinos, su coqueteo durante décadas con los nacionalistas blancos y negadores del Holocausto, y su publicación de
materiales racistas desagradables. La creación del CIS fue parte de una estrategia estudiada con atención y que apuntaba a crear un grupo de instituciones complementarias
para cultivar la causa nativista: grupos que incluyen la Federation for American Immigration Reform (FAIR) y NumbersUSA (ver nota, pág. 20). Tal como se muestra en la
correspondencia de Tanton, albergada en la Biblioteca Histórica de Bentley en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, Tanton tuvo la idea, a principios de la década de 1980,
de formar "un pequeño grupo de expertos" que "hiciera la guerra de ideas".

Y, pese a que Tanton nunca dirigió el CIS, su correspondencia muestra que en 1994, nueve años
después de su creación, Tanton, quien actualmente continúa en el directorio del FAIR en la actualidad, se vio a sí mismo como estableciendo "los roles adecuados para el
FAIR y el CIS". Recaudó millones de dólares para el grupo de expertos y publicó los escritos de funcionarios superiores del CIS en su periódico racista, The Social
Contract
. Logró introducir a un amigo en la junta del CIS, un hombre que compartía su afición por la eugenesia y que asistió a eventos con Tanton cuando los nacionalistas
blancos daban presentaciones. En toda su trayectoria, el CIS sacó estudio tras estudio, con el objetivo de destacar los efectos negativos de la inmigración.

Estos estudios
difícilmente pueden considerarse neutrales. Uno de ellos concluye que, dado que las mujeres extranjeras ("caza fortunas del Tercer Mundo") pueden
obtener permisos de trabajo al casarse con ciudadanos estadounidenses, es obvio que las prácticas de casamiento fraudulento son "frecuentes entre los terroristas". Otros
alegan que, como muchos inmigrantes han trabajado en Georgia desde 2000, es claro que el desempleo ha aumentado entre los trabajadores nativos menos educados. Un tercer
estudio afirma que, como los niveles de inmigración han sido altos últimamente, los inmigrantes conforman un sector creciente de quienes hacen uso de la asistencia social.

Pero todas estas afirmaciones, cada una de ellas como eje de distintos informes recientes del CIS, son falsas o prácticamente no tienen ningún fundamento que las respalde.
Eso saltó a la vista otra vez en septiembre, cuando el CIS organizó un panel para acompañar la publicación de otro informe nuevo, el cual afirmaba que las municipalidades
estaban permitiendo que en cifras considerables votaran personas sin ciudadanía. Cuando se los cuestionó, los panelistas sólo salieron con un único ejemplo posible de la
supuesta tendencia.

"Los intentos del CIS por culpar a los inmigrantes por todos los problemas de EE.UU. han sido ridículos", dijo Angela Kelley, del Immigration Policy
Center, una organización de Washington, D.C., que emplea a intelectuales reconocidos para generar informes sobre temas relacionados con la inmigración y ha desacreditado
muchos de los estudios publicados por el CIS. "Es claro que el CIS no está interesado en investigaciones serias o en aclarar los hechos".

Krikorian ha tenido un éxito
considerable al dar al CIS el aspecto de un comentarista de renombre sobre la inmigración. El CIS envía regularmente expertos para que declaren ante el Congreso y es citado
con frecuencia por los principales medios de comunicación. Pero, de vez en cuando, se cae la máscara.

En 2007, un año antes de sus comentarios sobre el Washington Mutual,
Krikorian aceptó una invitación para dar una charla en la orden de la Universidad del Estado de Michigan de Young Americans for Freedom. Aparentemente, no le molestó que
MSU-YAF hubiera recibido mucha prensa por una serie de actos repugnantes: representar un "Día de caza a un inmigrante ilegal", un concurso "Profanación del Corán" y fijar
carteles con la leyenda "Los homosexuales transmiten el SIDA" en todo el campus. Al parecer, tampoco le importó formar parte del mismo grupo de oradores que incluyó a Nick
Griffin, un negador del Holocausto que dirige el British National Party extremista, y Jared Taylor, quien afirma que los negros no pueden ser civilizados.

Separados al nacer

Aunque esto no figura en su sitio web ni en otros materiales, el CIS nació en 1985 como un programa del FAIR, que había sido dirigido por Tanton desde su creación en
1979. Incluso entonces, Tanton comprendía que el CIS necesitaría pronto ser autosuficiente a fin de ser visto como la organización "independiente, no partidista" que afirma
la declaración de misión actual. En una carta a Cordelia Scaife May, una filántropa de extrema derecha que apoyó muchos de los esfuerzos nativistas de Tanton, éste fue
sincero.

"Para tener credibilidad, dijo a la mujer cuya fundación continuaría apoyando al CIS durante décadas, "esto necesitará ser independiente del FAIR, pese a que el
Center for Immigration Studies, como lo denominamos, está empezando como un proyecto del FAIR".

Tanton tenía una visión clara de la relación complementaria, aunque
repentina, entre el FAIR y el CIS. Como escribió en otra carta de 1985, el rol de CIS sería generar informes "que luego pasaran a manos del FAIR, la organización activista,
para encontrar una solución". Y, de hecho, hasta el día de hoy, el FAIR cita con frecuencia al CIS para dar sustento a la defensa de sus intereses.

El CIS se separó
legalmente del FAIR en 1986, porque, como escribió Tanton en un memorando a dos miembros de la junta del FAIR dos años más tarde, el grupo de expertos necesitaba ser visto
separado de la "organización de cabildeo". Pero la correspondencia de Tanton sugiere que él continuó dirigiendo la organización "independiente". En un memorando de 1986 de
un archivo guardado con el propósito de escribir una futura autobiografía, Tanton describió al CIS como una organización sobre la cual él tenía control directo, a
diferencia de otras que, según él, eran "un nivel extraído de nuestro control". Ocho años más tarde, en 1994, Tanton escribió que todavía estaba estableciendo lo que
denominó "los roles adecuados para el FAIR y el CIS".

Una carta de Tanton de 1994 también muestra que fue crítico con respecto a la recaudación de fondos para el CIS.
Aunque Tanton dijo que tenía un "rol detrás de escena" en el CIS, reveló que los partidarios clave de sus otras organizaciones habían aportado millones para el CIS. Esas
grandes donaciones fueron clave porque el CIS no hace una recolección de fondos por envío postal directo. (Uno de los principales contribuyentes fue la Neil A. McConnell
Foundation, que es dirigida por Scott McConnell. McConnell, quien por un tiempo estuvo en la junta del CIS, edita The American Conservative, un periódico de extrema derecha
fundado por el nacionalista blanco Pat Buchanan).

Pero Krikorian, que ha sido el director ejecutivo del CIS desde 1995, se desentendió de la idea de que Tanton tuviera
influencia allí. "Nunca hemos tenido una relación institucional", dijo Krikorian a Intelligence Report en un correo electrónico. "Nunca ha formado parte de la junta ni ha
trabajado como empleado, ni siquiera ha estado en nuestras oficinas". Dijo que Tanton "había tenido un rol a mediados de la década de 1980, ayudaba a recaudar dinero para
el CIS", pero añadió que él y Tanton no habían tenido una "relación personal".

Krikorian dijo algo similar en 2004, cuando testificó ante un subcomité de inmigración del
Comité Judicial de la Cámara de EE.UU. "Nos escribió un cheque, creo que hace un año", dijo sobre Tanton. "Fue el primer cheque que he visto de él en nueve o 10 años. ...
"No tenemos una relación institucional".

Tal vez, esto sea verdadero desde un punto de vista técnico. Pero cuatro miembros de la junta directiva actual -Otis Graham,
William Chip, Frank Morris y Peter Nunez, quien preside la junta del CIS- también se desempeñan como miembros de la junta de asesores del FAIR.

Y Mark Krikorian conoce bien
a John Tanton. Trabajó para el FAIR, de Tanton, antes de ocupar su puesto en el CIS en 1995. Cuando recibió el cargo del CIS, Tanton le escribió para felicitarlo. Poco
después, Krikorian comenzó a participar en Talleres de escritores anuales organizados por Tanton. A lo largo de los años, Tanton escribió a Krikorian acerca de distintos
aspectos de la política de trabajo. En 1995, por ejemplo, Tanton advirtió a Krikorian que los "sentimientos apabullan los hechos" en el debate de la inmigración. En 1998,
felicitó a Krikorian y a otra persona por un premio del CIS que crearon para el periodismo sobre la inmigración. En 2001, ofreció sugerencias para "un buen folleto para
discursos, conferencias de prensa, etc.". Con frecuencia, copiaba a Krikorian en su correspondencia con nacionalistas blancos.

Pero Krikorian desestima los contactos.
"Tanton es uno de los cientos de personas que me envían ideas, sugerencias, me copian en sus correos electrónicos y cosas similares", dijo a Report.

El hombre de Tanton en el CIS

Uno de los amigos más antiguos de John Tanton es Otis Graham, un profesor emérito de historia de la Universidad de California, Santa Bárbara, que proviene de
Carolina del Norte. Actualmente Graham es miembro de la junta directiva del CIS y es un contacto clave de Tanton allí.

Ellos se conocen desde la década de 1970, cuando
ambos comenzaron a ver la inmigración como una amenaza mayor para el ambiente que el crecimiento poblacional. Tanton sentía tanto afecto por Graham y luego por su hermano,
Hugh, que escribió a los padres de los hermanos en 1998 para agradecerles "por ofrecer a la sociedad ciudadanos tan útiles". Un año después, escribió a Otis Graham para
agradecerle por los 20 años de trabajo juntos.

Cuando Tanton creó el CIS como un proyecto del FAIR en 1985, Graham era miembro de la junta del FAIR. Pero la correspondencia
de Tanton deja en claro que él pudo convencer a Graham de que dejara la junta del FAIR para dirigir el CIS, una tarea que él realizó hasta que Krikorian tomó el control en
1995. (Graham ocupó distintos cargos, incluido el de director ejecutivo esa década. Sin embargo, dado que Graham no quiso responder las preguntas de Report y Krikorian se
negó a hablar, sigue siendo incierto qué cargos ocupó Graham).

Tanton escribía a Graham cartas reveladoras con frecuencia. En 1991, le contó sobre la campaña de ese año
para gobernador de Luisiana de David Duke, ex líder del Klan, a la cual describió como basada en "los excesos de la promoción de grupos minoritarios y el embarazo
ilegítimo". Tanton dijo a Graham que "están sucediendo muchas cosas en el frente cultural y étnico (racial)" y agregó, con un tono esperanzador, que "todo tenía "relación
con la política de inmigración. En algún punto, esto va a fracturar el dique".

Graham además asistía frecuentemente a los Talleres de escritores de Tanton, incluidos un
evento con presentaciones de nacionalistas blancos. En 1990, por ejemplo, asistió a una reunión en la que uno de los oradores era Jared Taylor. (En noviembre de ese año,
Taylor emprendió American Renaissance, un periódico racista que se centraba en la raza, la genética y la inteligencia. Después del huracán Katrina en 2005, Taylor escribía
que, cuando se deja a los negros por su propia cuenta, "toda civilización desaparece"). Tanton estaba tan entusiasmado con Taylor que en 1991 le envió a Graham materiales
de Taylor y ofreció pagarle su suscripción a American Renaissance.

Tanton también le escribió a Graham en 1991 sobre el caso de la SS St. Louis, un barco alemán cargado con
judíos que intentaban escapar de Europa en 1939. Después de que se le negó la entrada a los Estados Unidos y otros países, fue obligado a volver a Europa, donde muchos
pasajeros fueron finalmente asesinados. Tanton insinuó a Graham que el apoyo judío a la inmigración se basó en "sentimientos de culpa" sobre el episodio.

En 1994, tras años
de publicidad negativa, el FAIR dejó de aceptar fondos de una fundación racista llamada Pioneer Fund (ver también nota relacionada, pág. 20), establecida en 1937 para
"mejorar la característica del pueblo estadounidense" promoviendo la procreación de la raza colonial blanca. Aunque para ese momento el FAIR había recibido $1.2 millones de
Pioneer, la publicidad negativa ya era muy perjudicial.

Pero eso no debilitó la afición privada de Tanton por Pioneer Fund o por la pseudo ciencia que promovía: la
eugenesia, el intento de mejorar la raza humana a través de la reproducción selectiva. Ese mismo año, Tanton escribió para decirle a Graham que tenía "razón de que tenían
un amigo en común, Harry Weyher", haciendo referencia al hombre que en ese momento dirigía Pioneer Fund. "Yo también tengo un fuerte interés por la genética".

Durante mucho
tiempo Tanton quiso reescribir la historia de la Ley de Inmigración de 1924, que hoy es considerada por muchos un estatuto racista que constitucionalizó un sistema de cupo
de procedencia nacional y prohibió por completo la inmigración asiática. Como parte de esta medida, él pidió a Graham varias veces que hablara en las reuniones de la junta
del FAIR o los Talleres de escritores sobre intelectuales clave del movimiento nativista que abanderaron la ley de 1924. Uno de ellos fue Madison Grant, autor de The
Passing of the Great Race
, un libro influyente, aunque racista, del año 1916 que describió la raza como el motor fundamental de la civilización y la historia. En una carta
a Graham, Tanton sugirió que "¡tal vez [Grant] era un adelantado!". En otra, solicitó a Graham que explicara a la junta del FAIR que otra ley racista, la Ley de Exclusión
China de 1882, era "sólo una forma de cuidarse que tiene la mano de obra".

Los últimos años

En 1995, Mark Krikorian tomó las riendas de las operaciones diarias del CIS como
su nuevo director ejecutivo. Pero Otis Graham permaneció en la junta directiva del CIS, donde se encuentra hasta el día de hoy. Al mismo tiempo, Graham también permaneció
en la junta de asesores editoriales de un periódico publicado por Tanton, The Social Contract, donde Graham se desempeñó desde su comienzo en 1991. La amistad estrecha
entre los dos hombres continuó.

Graham dejó la junta de asesores de The Social Contract en 2003, pero formaba parte de ella cuando se publicó un volumen especial titulado
"Europhobia: The Hostility Toward European-Descended Americans" (Eurofobia: la hostilidad hacia los estadounidenses de ascendencia europea". El ejemplar de 1996 incluyó
artículos escritos por nacionalistas blancos y argumentó que el multiculturalismo estaba destrozando la cultura blanca. él también formaba parte de ella cuando The Social
Contract Press publicó una novela abiertamente racista donde se describía lo abrumados que se sentían los blancos ingenuos en Francia por la presencia de inmigrantes de
piel oscura.

Desde esos años, Graham ha escrito varios artículos para The Social Contract, y recientemente un artículo en 2006 sobre la política inmigratoria. Todavía
interactúa también con The Social Contract Press que publica el periódico. En octubre del año pasado, fue orador de un taller presentado por el grupo denominado
"Immigration Reform and America's Unchosen Future". Desde el mismo estrado habló Frosty Wooldridge, un rabioso nativista que ha acusado a los inmigrantes de traer una
"yihad de enfermedad" a Estados Unidos y advirtió que la inmigración continua pronto traerá "conflicto civil interno".

Graham no es el único funcionario del CIS que escribe
en The Social Contract. Tanto Krikorian como Steven Camarota, el director de investigación del CIS, lo han hecho, al igual que el miembro del CIS Don Barnett y los miembros
de la junta del CIS Frank Morris, Vernon Briggs y William Chip. Chip también habló en octubre pasado en el evento de Social Contract Press.

Algunos miembros del CIS también
han escrito para un sitio xenofóbico nativista, VDARE.com, denominado en homenaje a Virginia Dare, el primer bebé inglés nacido en el Nuevo Mundo. Incluyen al miembro del
CIS John Miano y el miembro de la junta Carol Iannone.

En 2004, Graham también respondió a las sugerencias de Tanton de que observara los debates pasados sobre inmigración
en los Estados Unidos para descubrir "buen material... que debería revivirse". En su artículo Unguarded Gates: A History of America's Immigration Crisis (Puertas
indefensas: historia de la crisis de la inmigración de Estados Unidos)
, Graham afirmó que se ha creado una "mythistory" (término acuñado en inglés para hacer referencia a
una combinación de mito e historia) durante el movimiento de derechos civiles que representó falsamente a Estados Unidos como una "nación de inmigrantes" y a "la
restricción inmigratoria del pasado estadounidense [como] una expresión vergonzosa de una intolerancia llamada nativismo". él describió las políticas racistas pasadas como
intentos honestos por preservar una "nacionalidad estadounidense trabajadora". Atribuyó el fragmento del estatuto de 1924 a la American Coalition of Patriotic Societies,
pero no mencionó que ésta fue condenada por sedición en 1942 dadas sus actividades pro Nazi o que su líder trazó planos para aplastar a los "subversivos judíos". Y él
desestimó el Klan furiosamente anticatólico con 4 millones de adeptos de la década de 1920 como "situado sobre los márgenes de la reforma inmigratoria".

Tanton estuvo con
Graham en todo momento, aconsejándole sobre materiales y temas y leyendo el manuscrito. Graham también agradeció a los miembros de la junta del CIS, Briggs y Nunez, junto a
su directora de estudios de la política del CIS, Jessica Vaughn, por su ayuda.

Dejar entrar la luz

El CIS hace alarde de sus credenciales más predominantes, manifestando
que busca "ampliar la base del conocimiento público" a fin de mostrar la necesidad de políticas de inmigración que sirven al "interés general nacional". Y, de hecho, el
sitio web del CIS muestra que éste ha declarado ante el Congreso casi 100 veces desde que Krikorian asumió el cargo en 1995.

Pero la historia del CIS deja en claro que
siempre ha sido parte de un plan diverso y bien planificado para atacar la inmigración en todas sus formas. El Analista de políticas sénior del CIS, Stephen Steinlight,
plasmó bastante la marca del análisis "independiente" del CIS cuando le dijo a Inter Press Service News Agency en 2005 que la inmigración amenaza "al pueblo estadounidense
en su totalidad y al futuro de la civilización occidental".

ésa es la verdadera idea detrás de la visión del mundo del CIS, aún si Tanton, el fundador del CIS –que una vez
advirtió sobre la "desunión mortal" que estaba trayendo la inmigración a Estados Unidos- lo dice más claramente que la mayoría de los funcionarios del CIS hoy. Es casi la
misma idea que ha animado a los nativistas fanáticos durante siglos: el miedo de que los estadounidenses se sentirán abrumados por los extranjeros que destruyen la cultura
y la economía estadounidense.