Cortina de Humo

Los activistas aseguran que existe un movimento anti-inmigracin negro que est ganando fuerza. Pero Parece ser en gran parte obra de gente blanca.
in English

LAS VEGAS, Nevada -- Terry Anderson se encuentra en un escenario en Las Vegas, contando una fábula acerca de un burro en un puente.

"Todos están haciendo lo posible por persuadir [al burro] con azúcar y zanahorias, pero el burro no se mueve. Un hombre se acerca y dice, 'Tienen que ser amables'. El otro hombre dice, 'Muéstreme cómo'. Así que el [primer] hombre recoge un madero de dos por cuatro pulgadas de grosor y golpea al burro en la cabeza. El burro se levanta y se va. El otro hombre dice, 'Pero usted dijo que fuéramos amables', a lo que el hombre contesta, 'Sí, pero tienen que llamar su atención'".

En la mente de Anderson, el puente es Estados Unidos y el burro representa a los millones de mexicanos que necesitan un golpe en la cabeza, no que les ofrezcan el azúcar y las zanahorias de los programas para trabajadores invitados y rutas meritorias para obtener la ciudadanía. Enfurecido por los congresistas que respaldan dichos programas, declara, "Las esposas de ninguno de ellos han pasado caminando cerca de un edificio en obras donde las haya hostigado algún mexicano agarrándose la entrepierna, y usualmente una entrepierna pequeña".

Es el segundo día de la segunda conferencia anual "Unidos para la lucha", una reunión de partidarios anti-inmigración de línea dura realizada durante el fin de semana en el que se celebra el Día de los Caídos (Memorial Day). Horas antes, mientras orador tras orador pronunciaba peroratas venenosas acerca de los invasores mexicanos, Reconquista y Aztlán (teorías de conspiración sobre supuestos planes mexicanos para reconquistar el sudoeste de los Estados Unidos), Anderson permanecía sentado con su esposa en las sombras de la última fila del auditorio del Cashman Center. Pero ahora que ha llegado su turno al micrófono, el regordete orador con corbatín enardece a su audiencia de aproximadamente 200 personas, en su mayoría conformada por hombres blancos de mediana y avanzada edad, quienes aplauden con más fervor, permanecen parados por más tiempo y silban con más fuerza por Anderson que por cualquier otro orador en la agenda. Esto puede tener algo que ver con el hecho de que Anderson es uno de apenas un puñado de afroamericanos en esta conferencia de asistencia predominantemente blanca, además de ser el único orador negro. El mensaje implícito de su presencia y de la entusiasta recepción es muy claro: "¿Cómo podríamos nosotros ser racistas? Nuestro adorado orador clave es negro".

En meses recientes, Anderson y un grupo muy pequeño de otros activistas anti-inmigración afroamericanos, entre quienes destaca el activista de larga trayectoria por los derechos de quienes viven en las calles de Los Ángeles Ted Hayes (consulte las entrevistas con ambos hombres), se han convertido en portavoces de una campaña organizada y financiada por líderes anti-inmigración blancos. La campaña está orientada a convertir a los afroamericanos a su causa y, de forma simultánea, a proporcionarle a los grupos como el Proyecto Minuteman y la Federación para la Reforma Inmigratoria en los Estados Unidos (Federation for American Immigration Reform, FAIR) protección contra acusaciones de racismo.

Más allá de colocar un rostro negro en el centro de la atención tan frecuentemente como fuese posible en mítines y convenciones como Unidos para la lucha, este esfuerzo también incluye el nuevo grupo testaferro de la FAIR, Opte por Estados Unidos Negro (Choose Black America), una supuesta coalición a nivel nacional de líderes comerciales y comunitarios negros que difunde el mensaje de que "la inmigración ilegal en masa ha sido el impedimento más grande que ha tenido el desarrollo negro en este país durante los últimos 25 años".

"El peligro en este caso es que [los activistas negros] estén siendo cooptados por un grupo que posiblemente no tiene en mente los mejores intereses de la comunidad afroamericana", declara Shayla Nunnally, una catedrática afroamericana de la Universidad de Connecticut y coautora de un estudio de la Universidad de Duke sobre el comportamiento de los inmigrantes latinos con respecto a los negros. "Nuevamente se trata de minorías que luchan contra minorías, mientras se deja de lado la lucha contra la opresión general".

Extraños aliados
Se percibe a Terry Anderson como un fervoroso creyente del antiguo proverbio árabe, "El enemigo de mi enemigo es mi amigo"; incluso si ese amigo se parece mucho a un supremacista blanco.

En Las Vegas, Anderson comparte el podio con Rick Oltman quien, además de ser el coordinador regional de la FAIR para los estados del oeste, ha declamado en numerosos eventos importantes organizados por el Consejo de Ciudadanos Conservadores (Council of Conservative Citizens, CCC) de supremacía blanca y a quien el CCC señaló como miembro en 1998. Durante su discurso, Oltman mencionó el nombre de Brenda Walker, colaboradora regular del sitio web racista VDARE.com quien, entre otras cosas, ha descrito a los refugiados hmong que residen en los Estados Unidos como "polígamos drogadictos".

Los comentarios de Oltman son sosegados en comparación con la diatriba de Anderson, una perorata en la que brama acerca de las escuelas públicas que están siendo "infectadas con niños extranjeros ilegales que son ignorantes y estúpidos en dos idiomas". Anderson también encabeza un tributo póstumo a Madeleine Cosman, una abogada que fue una figura popular en el circuito de discursos denigrantes en contra de los inmigrantes hasta su muerte el pasado mes de marzo. En la cumbre de Las Vegas, Anderson elogia el legado de Cosman, luego introduce la presentación del pseudodocumental "Extranjeros ilegales y la salud de los Estados Unidos", que expone la aseveración alarmista de Cosman de que los inmigrantes mexicanos están diseminando el dengue, el síndrome de Kawasaki y distintas enfermedades de transmisión sexual, especialmente a sus numerosas supuestas víctimas de violación. Declamando desde el más allá, Cosman expresa, "La mayoría de estos bastardos abusan de niñas de menos de 12 años, aunque algunos se especializan en varones, y algunos en monjas".

Cuatro meses antes de que falleciera, estuvo como invitada en "The Terry Anderson Show", el púlpito radial de los domingos por la noche desde el que Anderson predica sobre la necesidad de que los afroamericanos se enfurezcan acerca de la inmigración ilegal, escuchen a "expertos" blancos como Cosman, y unan fuerzas con grupos como el Proyecto Minuteman y la FAIR. Esencialmente, Anderson desea clausurar la frontera y a la vez destruir las barreras entre los negros urbanos, los de la clase trabajadora y los blancos de extrema derecha, por lo menos hasta que el país esté purgado de inmigrantes ilegales, quienes tanto él como Ted Hayes aseguran que representan una amenaza mucho mayor para los afroamericanos que los blancos racistas.

De acuerdo con las explicaciones de Anderson, los afroamericanos simplemente no tienen otra opción: "Si no solucionamos este asunto y dejamos otros problemas de lado, entonces estamos perdidos", declara en una entrevista para Intelligence Report.

Mientras que el objetivo declarado de Anderson es reunir a un grupo de seguidores negros, no era conocido entre la mayoría de afroamericanos fuera de California, donde reside en el área de South Central de Los Ángeles, hasta que se afilió con los líderes blancos del Proyecto Minuteman. Según su propia descripción, la mayor parte de los radioescuchas de su programa radial a nivel nacional son blancos. Anderson llega a más afroamericanos con sus frecuentes apariciones en "Urban Policy Roundtable", un programa de televisión semanal en California presentado por el columnista afroamericano Earl Ofari Hutchinson, que con su propio programa.

"Soy el único que realmente le ha brindado una plataforma a Terry para venir y hablar acerca de estos problemas con una audiencia negra", expresa Hutchinson. "Así que no puede acudir a nadie más, sólo a hombres blancos".

Hombres blancos son los que han exhibido a Anderson por todo el país el año pasado, financiando sus presentaciones en la convención Unidos para la lucha en Las Vegas, una cumbre del Proyecto Minuteman en Arlington Heights, Illinois, y un mitin en Capitol Hill donde Anderson enardeció a la multitud en preparación para el partidario anti-inmigración de línea dura y Representante estadounidense Tom Tancredo (Republicano por Colorado), entre otros eventos. Cuando los dirigentes de la FAIR, dominada por blancos, necesitaron representantes negros para su grupo testaferro, supieron que Anderson era el indicado. Se enlistó como miembro fundador de Opte por Estados Unidos Negro (Choose Black America, CBA), junto con otros 10 activistas, académicos, representantes del clero y empresarios.

La formación de CBA se anunció en una conferencia de prensa patrocinada por la FAIR el pasado mes de mayo en el Club Nacional de Prensa en Washington, D.C. Hasta la fecha, esa conferencia de prensa es la única acción verificable de CBA. Por lo demás, parece sólo existir como un sitio web y una estratagema de relaciones públicas.

"Sólo llevaron a afroamericanos para presentar un rostro negro de su lado", expresa Hutchinson, quien, a diferencia de Anderson y Hayes, rechazó la oferta para unirse a CBA. "Estos afroamericanos no tienen ninguna otra función. [FAIR] obtuvo lo que quería, así que ¿para qué organizarían reuniones [de CBA]? ¿Para qué crearían una organización? Estos individuos están afiliados a un nivel tan superficial, ¿qué clase de organización formarían a partir de algo así?".