Desvirtuar los hechos
Aunque el Center for Immigration Studies (CIS) se proclama como un grupo de expertos "independientes" que busca "ampliar la base de conocimiento público" sobre la inmigración, el grupo, con sede en Washington, D.C., sólo está interesado en una cosa. Los montones de informes del CIS, al igual que sus publicaciones en blogs, editoriales y paneles y conferencias de prensa frecuentes, impulsan la idea de que el sistema inmigratorio de Estados Unidos es un mal impoluto y que la única manera de salvar a Estados Unidos de la condena inminente es reducir drásticamente el número de inmigrantes. El CIS ha culpado a los inmigrantes, tanto legales como indocumentados, por todo, desde el terrorismo hasta el calentamiento global. Para que la justificación sea lo más sólida posible, el CIS a menudo manipula datos, confiando en estadísticas precarias o lógica defectuosa para llegar a la conclusión predeterminada de que la inmigración es perjudicial para este país. Pero los estudios del CIS han sido desacreditados por los principales académicos y grupos de expertos, incluido el Immigration Policy Center, Center for Budget and Policy Priorities y America’s Voice. éstos son algunos ejemplos:

"Hello, I Love You, Won’t You Tell Me Your Name: Inside the Green Card Marriage Phenomenon" (Hola, te amo, ¿me dices tu nombre?: dentro del fenómeno del casamiento por la tarjeta de residencia permanente) (Noviembre de 2008). Este informe alega un fraude masivo en los casamientos entre ciudadanos estadounidenses y extranjeros, pero luego admite que "no hay forma de saber" cuán habitual es el fraude de los casamientos porque no hay datos sistemáticos. El CIS incluso admite que la mayoría de los casamientos "entre estadounidenses y extranjeros son legítimos". Luego, basándose en estos datos inexistentes, el CIS llega a lo que aparentemente es el punto real de este estudio: "si farsantes de poca monta y caza fortunas del Tercer Mundo pueden obtener tarjetas de residencia con tan poca resistencia, entonces, sin duda, los terroristas también pueden. Las prácticas de casamientos fraudulentos, concluye el CIS, son "habituales entre los terroristas internacionales, incluidos los miembros de Al-Qaeda".

"Homeward Bound: Recent Immigration Enforcement and the Decline in the Illegal Alien Population" (De regreso a casa: reciente cumplimiento de la inmigración y disminución de la población extranjera ilegal) (Julio de 2008). Muy citado por los principales medios de comunicación, este informe argumenta que las decisiones de migración de trabajadores indocumentados se basan más en el nivel de cumplimiento de la inmigración que en el encanto de los trabajos. En otras palabras, como argumenta el CIS, las medidas intensificadas de cumplimiento de la administración de Bush en 2007 estaban funcionando, lo cual provocaba un éxodo de trabajadores indocumentados. Pero los expertos dijeron que las disminuciones de la población indocumentada que el informe afirma haber documentado no fueron principalmente el resultado de medidas de cumplimiento de la ley. Wayne Cornelius, director del Centro de estudios comparativos sobre la inmigración de la Universidad de California-San Diego, dijo que "la migración de indocumentados responde claramente a las condiciones económicas estadounidenses cambiantes" más que a cualquier otra cosa. El informe también sugiere, sin ningún dato que lo fundamente, que los trabajadores indocumentados pueden haber decidido permanecer aquí más de lo que hubieran hecho debido al debate sobre inmigración de 2007.

"Back Where We Started: 
An Examination of Trends in Immigrant 
Welfare Use Since Welfare Reform" (De vuelta a donde empezamos: una evaluación de tendencias en uso de la asistencia social de los inmigrantes desde la reforma de asistencia social (Marzo de 2003). Este informe argumenta que, después del descenso en la década de 1990, los inmigrantes han conformado "una porción creciente de todos los hogares que emplean el sistema de asistencia social"; en otras palabras, han estado mermando los beneficios públicos. Pero el mes después de su publicación, el estudio fue desacreditado completamente por el Center on Budget and Policy Priorities (CBPP), que afirmó que el CIS había manipulado los datos. Ante todo, el CIS incluyó como hogares de inmigrantes incluso a aquéllos liderados por ciudadanos naturalizados y además atribuyó el "uso de beneficios a un hogar de inmigrantes en casos en los que los únicos miembros del hogar que reciben beneficios son ciudadanos estadounidenses". El CBPP señaló que el mismo estudio del CIS detectó que ese uso de Asistencia temporaria para familias necesitadas, Ingreso por seguro suplementario y cupones de alimentos por parte de estos hogares había disminuido sustancialmente entre 1996 y 2001, pero "como halla que la porción de tales hogares con, como mínimo, un miembro que recibe Medicaid aumentó modestamente", concluye "que la porción de hogares de inmigrantes usando 'como mínimo un programa importante de asistencia social' no ha disminuido desde 1996. El informe del CIS "omite mencionar que el aumento modesto en la participación de Medicaid por los denominados hogares 'de inmigrantes' se debe por completo a un aumento en el uso de Medicaid o el Programa estatal de seguro de salud para niños (SCHIP, por sus siglas en inglés) por parte de ciudadanos estadounidenses que viven en hogares encabezados por individuos nacidos en el exterior". "El CIS inexcusablemente omite revelar", dice el CBPP, que "entre los adultos no ciudadanos y los niños no ciudadanos, la participación de Medicaid disminuyó entre 1996 y 2001". Lo que es peor, el informe del CBPP, "usando la misma base de datos que el CIS", halló que "el porcentaje de no ciudadanos participantes de cada uno de los programas federales principales acordes a los ingresos disminuyó significativamente desde 1996".